•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Aunque asistieron a las consultas sobre las reformas a la Ley de Concertación Tributaria, en la Asamblea Nacional, y le manifestaron a los diputados que las medidas recaudatorias propuestas por el Gobierno afectarían a todos los sectores productivos del país, los porcicultores nicaragüenses son uno de los sectores más afectados por esa reforma.

Marcos Umanzor, presidente de la Cámara Nicaragüense de Porcicultores (Caniporc), dijo que la reforma tributaria que entró en vigencia a finales de febrero mandó a gravar con el impuesto al valor agregado (IVA) los medicamentos y vitaminas veterinarias, así como los alimentos balanceados, que son de mucha utilidad para la crianza de cerdos.

Además, Umanzor calificó como “una locura” de la reforma que manda a los productores de todo el sector agropecuario a solicitar una exoneración por cada producto que compre, cuando estos ya estaban exentos del IVA, antes de tomar esa medida.

Los productores que desarrollan cerdos en granjas tienen que competir con la tradicional crianza de patio- ARCHIVO/END.

  • GRAVAN COSTILLA DE CERDO

El porcicultor recordó también que, a través de esas reformas, se impuso el pago de IVA a la costilla de cerdo. Antes, las únicas piezas que pagaban IVA eran el lomo y el filete.

“Encima que se nos encareció el costo de producción de una libra de costilla, todavía tenemos que gravarla. La costilla que era de consumo popular ahora está gravada. Ahora el pobre ya no va a comprar costilla, porque va a pagar IVA”, señaló el porcicultor.

El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Michael Healy, dijo recientemente a El Nuevo Diario que en todos los productos del sector agropecuario, en promedio, se han incrementado los costos en un 20%, como consecuencia de las reformas tributarias.

Healy señaló que si bien se puede conseguir la exoneración del IVA en algunos productos, “el mecanismo es bien engorroso”.
 

“Más bien el Gobierno lo va poniendo más difícil cada vez para que el productor no tenga acceso a esas exoneraciones. Un ejemplo. Un productor en Mulukukú, que tenga que comprar una mochila de fumigar que antes costaba de 1,400 a 1,500 córdobas, hoy esa mochila le va a salir costando a ese hombre alrededor de 1,800 o 2,000 córdobas”, ejemplificó el presidente de Upanic.

DIFÍCIL COMPETIR

Umanzor expresó que, si bien es cierto que todo ese aumento de costos se trasladará a los consumidores, los porcicultores “formales” se encuentran entre la espada y la pared, porque por un lado se enfrentan a una competencia férrea con la carne de cerdo importada desde Estados Unidos, y por el otro, a la crianza de cerdo de patio, que es muy común en Nicaragua.

“Esto viene a encarecernos enormemente toda la cadena productiva. Los costos nuestros tenderán al alza, definitivamente. ¿Cuál es el impacto? Que seremos menos competitivos y en el sector porcicultor esta situación es todavía más crítica, debido a la competencia, que ya teníamos antes de la reforma, con la carne de cerdo importada de Estados Unidos”, expresó el presidente de Caniporc.

El acceso de carne de cerdo estadounidense a Nicaragua se ha ido desgravando paulatinamente, hasta descender a solo 1% este año, según Umanzor. En el 2020, ese tipo de carne ya gozará de cero aranceles en nuestro país, dijo el porcicultor.
En 2020 la carne de cerdo producida en EE.UU. no pagará aranceles en Nicaragua, lo que hará más difícil competir a los productores locales. ARCHIVO/END.
“A nosotros, que somos el mercado formal, que produce cerdo de granja, de manera inocua, de manera eficiente, de manera saludable, nos vinieron a cargar todos estos costos. Es un golpe bajo para todos los porcicultores en general”, indicó Marcos Umanzor.
 

  • ASISTIERON ALA CONSULTA, PERO NADA

Las reformas tributarias fueron rechazadas por el sector privado de Nicaragua. Al momento de las consultas de la iniciativa de ley, en la Asamblea Nacional, la mayor parte de las cámaras y asociaciones del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) no asistieron para tratar de convencer al Gobierno que no debía aprobar esas medidas. Pero el Gobierno, ni los diputados oficialistas, renunciaron a la idea.

“Nosotros hicimos un pronunciamiento público en la Asamblea Nacional, cuando se hizo la consulta pública de la reforma. Nosotros como cámara de porcicultores asistimos a esa consulta… Además, varios sectores productivos se pronunciaron, no solo esta cámara, pero lamentablemente la reforma se dio”, aseveró el porcicultor.

Las cifras oficiales refieren que en Nicaragua existen 178 granjas productoras de cerdos, inscritas en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA). Para Umanzor, probablemente haya más granjas que no están registradas en esa entidad.
Según el dirigente gremial, el sector porcicultor de Nicaragua produjo en el 2018 aproximadamente 30 millones de libras de carne de cerdo.