• Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Chiapas, en el sureste de México, es uno de los principales estados productores de café del país con una producción anual de 2 millones de quintales y más de 140,000 productores que cultivan alrededor de 220,000 hectáreas en 89 municipios.

Pero ese estado ha sufrido una grave afectación en sus cafetales a causa de la roya, hongo que afecta directamente a la planta del cafeto que no le permite producir sus frutos hasta causar la muerte de la misma. La plaga no ha podido ser controlada, invadiendo miles de hectáreas.

Ello, aunado al bajo precio del café y la falta de financiamiento al campo ha ocasionado que miles de productores estén en cartera vencida, sin que puedan saldar las deudas contraídas para salvar sus cosechas y plantaciones.

Ello a su vez ha causado un desplome de la actividad, afirmó a Efe Jorge Argüello Reyna, representante del Centro Agroecológico San Francisco de Asís, que acompaña a la Red Maya de Productores y añadió que la inversión ha venido a menos a raíz de la crisis financiera de 2008.

A este paso, la actividad podría desaparecer en los próximos años si no se buscan soluciones inmediatas, ya que cada día se cultiva menos café y la demanda es grande en el país y para exportación. Además, esta situación está obligando a los productores a abandonar el campo y migrar.

“Chiapas se convirtió en los últimos cinco años en el principal expulsor de mano de obra. Según datos oficiales emitidos por el Instituto de Mexicanos en el Exterior (solo) los que están en Tijuana (son) un total de medio millón de chiapanecos producto de esa crisis”, señaló Argüello.

Apuntó que más del 70% de los productores están en cartera vencida y que la roya ha hecho que pierdan 70% de la producción, “pérdida que estimamos en más de 30,000 millones de dólares por año por la caída de los precios, la roya misma y la falta de inversión”.

Fernando Pérez Pérez, de la Cooperativa Flor de Pascua de la comunidad Chula Vista, municipio de Tapachula, la región con más producción de café de exportación, manifestó que la vida del productor con esta situación no es color rosa. Por ahora no ha cosechado nada todavía, por lo que mientras tanto solamente están “limpiando los cafetales”.

Las mujeres participan también en la producción de café para ayudar al hogar y evitar que sus hijos emigren a otras ciudades, ya que la situación cada día se complica más para las familias que se dedican a cultivar café.