•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De las 29 actividades económicas más importantes de Nicaragua, 25 vieron incrementados sus costos de producción entre marzo y parte de abril, producto de la reforma tributaria que entró en vigencia el 28 de febrero de este año.

Según el quinto reporte del Monitoreo de las Actividades Económicas de Nicaragua, elaborado por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), la reforma a la Ley de Concertación Tributaria provocó el aumento de precios al consumidor en 11 actividades económicas afectadas en sus costos de producción.

En los otros 14 sectores con incrementos de costos de producción se mantuvieron los precios por temor a una caída de consumo, por lo que hicieron regulaciones o bajaron los gastos por medio del despido de personal.

En marzo, bienes de limpieza como cloro, detergente, desinfectante y jabón subieron entre 9.5% y 12.3%, en comparación al mismo mes de 2018. Igualmente bienes de higiene personal como papel higiénico, jabón y toallas sanitarias registraron un aumento entre 12.2% y 15.1%.

El monitoreo registra también que el precio final al consumidor de café aumentó 15% como resultado de la reforma, la industria de los lácteos 9% y el azúcar 1%.

END

En las actividades de consumo interno, los propietarios de pequeñas y medianas empresas de cuero y calzado afirmaron que tras la reforma fiscal sus costos de producción subieron 30%, mientras los hoteles pequeños y los formuladores y distribuidores de agroquímicos aumentaron 20%, seguido por los distribuidores de medicamentos y de dispositivos médicos con 14%. 

Los representantes de grandes hoteles, la industria del pollo y huevo afirmaron que por causa de la reforma sus costos de operación aumentaron 12%.

Incremento por IVA

Aunque la reforma tributaria no afecta por igual los costos de producción de todos los sectores, un grupo de empresarios de actividades de consumo interno respondieron que el aumento de los precios se dio por la cancelación de exoneraciones del impuesto al valor agregado y por el impuesto selectivo al consumo.

Uno de estos casos son las empresas dedicadas al consumo masivo, que afirmaron que sus costos aumentaron 1%, pero los precios finales al consumidor se elevaron 4%.

En el caso de las empresas productoras y distribuidoras de bebidas alcohólicas, sus costos subieron 3%, en cambio los precios al consumidor aumentaron 14%.

Los economistas de Funides explicaron que las afectaciones en el precio de bienes de consumo masivo y en bebidas alcohólicas se debe a los impuestos que se están aplicando, no son a la producción, sino, impuestos a las ventas.

La agricultura 

Las empresas de agroquímicos y fertilizantes necesarios para la producción agrícola, revelaron que aumentaron sus precios en 22%.

La inflación mensual en marzo alcanzó el 1.8%, pero en años anteriores el dato de ese mes osciló entre 0.1% y 0.6%. Archivo/END

Los economistas de Funides catalogaron como preocupante este incremento por “los efectos en la agricultura del país”, porque al trasladar el incremento del costo al precio para mantener el modelo de negocio, el productor compraría insumos más caros, lo que provoca una “reducción del áreas de siembra y la productividad”.

“Se espera un impacto bien fuerte. Nunca han estado más bajas las ventas de insumos agrícolas que en este año”, dijo Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

Entre las actividades relacionadas a la exportación que experimentaron incrementos en sus costos de operación sobresale el acopio de leche con un aumento de 40%, seguido por la producción de plátano con un alza de 25%, finalmente la palma africana y café que registraron alzas de 13% y 12%, respectivamente.

El resto de actividades de exportación como pesca, carne de bovino, lácteos y cacao el aumento de los costos oscila entre el 2% y 9%, según consta en las cifras del monitoreo.

Economistas de Funides explicaron que hay actividades catalogadas como bienes de exportación, pero que también destinan producción a consumo interno y que es en esa parte donde los productores y empresarios pueden realizar un traslado de precios.

Los temas regulatorios impiden un incremento en los precios, pero si los costos aumentan y los precios no, los ingresos disponibles serán menores, por lo que no se descarta una mayor ola de despidos, afirmó Jacoby, presidente de APEN.

“Hay productos que son regulados, entonces, aunque te suban los costos no podés aumentar los precios; es una disposición del mercado y eso lo que hace es disminuir el dinero disponible para el negocio y cuando eso pasa lo que sucede son despidos, es una afectación directa”, explicó.

Inflación 

La inflación mensual en marzo alcanzó el 1.8%, pero en años anteriores el dato de ese mes osciló entre 0.1% y 0.6%. El comportamiento del mes pasado, Funides lo asocia a las reformas tributarias.

“Estamos terminando de evaluar hacia dónde va la inflación. Nuestra hipótesis inicial es que habrá 3 meses más de subidas (de precios), no tan pronunciados como en marzo, sino que debería de haber aumento producto de las actividades que aún no han hecho ajuste. Ya en el segundo trimestre del año, por un efecto de disminución de la demanda y del poder adquisitivo, la inflación se puede desacelerar de nuevo”, indicaron.

Riesgos de deflación

Guillermo Jacoby, de APEN, alertó que si la recesión económica persiste durante 2 años consecutivos el país se encausaría en una deflación, debido a una reducción excesiva en el poder adquisitivo de los consumidores.

El monitoreo registra también que el precio final al consumidor de café aumentó 15% como resultado de la reforma. Archivo/END

“Si vamos por 2 años seguidos de recesión vamos a entrar en depresión y ocurre deflación”, dijo Jacoby, tras recordar que la deflación se da cuando los productos bajan de precio porque las personas no tienen capacidad de compra. Esto al final impacta negativamente en la economía.

Los economistas de Funides aclaran que es muy pronto para indicar con exactitud hacia dónde va la inflación, pues la crisis es acelerada y la incertidumbre de consumidores e inversionistas es alta.

Despidos, reducción de costos y estructura productiva, buscar materia prima más baja, traslado de costo a los precios y cambios en el modelo de negocio son las principales estrategias que implementarán los empresarios para continuar enfrentando la reforma tributaria.