• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En diciembre del año pasado, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) orientó el cierre de al menos 7 gasolineras de las transnacionales Puma Energy y UNO en diferentes partes del país como Managua, Chinandega, Rivas, León y Carazo. De las 7 gasolineras que fueron clausuradas, solo la UNO de Rivas reanudó operaciones a inicio de este mes.

Esta gasolinera está a cargo de la empresa Energía y Combustible de Nicaragua S.A. (ECSA), empresa afiliada a UNO Nicaragua.

Otras dos estaciones de servicio continúan cerradas, pero se encuentran próximas a una reapertura, se trata de UNO Guido, en León y UNO Norte en Chinandega, según confirmó el gerente de Uno Nicaragua, Oscar Carias, el pasado 11 de abril.

Sin embargo, en la capital persiste el cierre de cuatro estaciones de servicio, Puma Rubén Darío, Puma La Virgen, Puma Loyola y Puma Panamericana. Además del cierre de las estaciones de servicio efectuado en diciembre, las tiendas de conveniencia Puma La Virgen y Puma Rubén Darío cerraron sus puertas al público en febrero de este año, según constató el Nuevo Diario en un recorrido por las tiendas.

Preocupación en APEN

Este miércoles, la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), manifestó a través de un comunicado su “profunda preocupación” por las acciones del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), Ministerio de Energía y Minas (MEM) y el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), vinculadas al cierre de las gasolineras. Dos de las estaciones de servicio que continúan cerradas.

“Externamos nuestra profunda preocupación por la imparcialidad e ilegalidad de los recientes actos y resoluciones administrativas del INE, Marena y MEM contra la empresa de nuestro socio Jorge Samper, al suspender y pretender cancelar de forma arbitraria las autorizaciones para administrar, transportar y vender combustible”, según expone APEN.

APEN cataloga como “anómalo” el comportamiento de las autoridades, pues es contrario al principio de legalidad y “violenta los derechos constitucionales de propiedad privada, libre empresa y respeto del Estado hacia las inversiones privadas”.