• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los recuerdos del impacto de la roya entre 2012 y 2013 aún están en la mente de los caficultores nicaragüenses, quienes ven latente el riesgo de que esa plaga los afecte este año, que se enfrentan a una crisis de precios bajos y no tienen suficiente financiamiento para atender sus plantaciones.

Hace alrededor de siete años, los países centroamericanos fueron afectados por un fuerte brote de roya en los cafetales, lo que provocó la merma de la producción del grano de oro en la región. En Nicaragua, la plaga afectó a un 37% de las áreas sembradas con café, las que en ese entonces andaban por las 180,000 manzanas, según fuentes oficiales.
Caficultores requieren financiamiento para mantener más resistentes sus plantas de café. ARCHIVO/END.
Joaquín Solórzano, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat), dijo que la enfermedad convive con los caficultores de Nicaragua y de toda la región, pero estos han aprendido a controlarla, de manera que no se extienda en sus plantaciones. Pero aun así señaló que “efectivamente hay productores (en el norte del país) que están podando sus plantaciones” ante la amenaza de que la roya prolifere.

Perder el mercado de la UE sería otro golpe a cafetaleros

El caficultor matagalpino explicó que Nicaragua actualmente tiene más variedades de cafés tolerantes a la roya. “Pero aún esas variedades, si no se nutren bien, suelen enfermarse”, explicó, y añadió que existe mucho riesgo de que esa plaga tome fuerza debido a la situación de crisis que atraviesan los cafetaleros nicaragüenses.Joaquín Solórzano, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat),  ARCHIVO/END.

REQUIEREN FINANCIAMIENTO

“La situación a la que me refiero es que no hay financiamiento y los productores no tienen la capacidad para atender debidamente sus plantaciones. Las plantas son un ser viviente, como el ser humano, y si no se nutre bien, sencillamente se enferman. Como te digo, aquí en Nicaragua, variedades que eran resistentes están siendo afectadas”, aseveró el dirigente cafetalero.

Lo mismo opinó el presidente de la Unión de Cooperativas de Cafés Especiales Cordillera Isabelia, Norlan Antonio Dávila, quien señaló que aunque la mayoría de los cafetales tengan variedades resistentes a la roya, hay otras enfermedades que también atacan a las plantas de café, si éstas no reciben un mantenimiento adecuado.

Productores exponen en feria en Boston, EE.UU. calidad del café nica

“El detalle está en que si no se abona, ni se aplica ningún tipo de fungicida, los cafetales se van a deteriorar súper rápido. Nos ha costado muchos años restablecer los cafetales y ahora se podrían perder en un año o dos años. Los cafés de la variedad caturra (tipo arábiga) necesitan mucha asistencia, pero con estos precios y esta crisis que tenemos en el sector cafetalero, esos cafetales terminarán arruinándose”, lamentó Dávila.

PRODUCTORES

En esa unión de cooperativas están afiliados alrededor de 2,400 caficultores, los cuales, según Dávila, este año no recibirán ningún tipo de financiamiento.
En Nicaragua existen alrededor de 45,000 pequeños, medianos y grandes productores de café. Este grano ocupa el segundo lugar de los productos de agroexportación del país, generando más de US$400 millones anualmente.

“Lo que pasa es que este año todavía se le dio un poquito de mantenimiento a los cafetales. La incidencia de la crisis se va a ver en el ciclo que viene. Si no se le da el mantenimiento debido a los cafetales, aunque no sea caturra, aunque sean otras variedades, se va a ir toda la caficultura del país. Es un problema serio que estamos enfrentando”, expresó el presidente de la Unión de Cooperativas de Cafés Especiales Cordillera Isabelia, de Jinotega.
Por otra parte, Solórzano manifestó que los insumos para el café están cada día más caros.
Solórzano advirtió que no se puede conocer cuántos productores en el país están experimentando un repunte fuerte de roya en este momento y lamentó que las autoridades del país estén enfocadas en “otros temas, de orden político”, y tengan prácticamente en abandono al sector agropecuario.