•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La crisis económica del país ha obligado a las personas a pensar dos veces la compra de un nuevo celular, comentó a El Nuevo Diario Ernesto Varela, gerente general de Comtech.

“La mayoría de las personas están optando por prolongar la vida útil de sus celulares lo más que pueden”, dijo.

En el primer bimestre del año, la importación de teléfonos móviles descendió 55.7%, con respecto a igual período de 2018, según las estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN), pero la mayor caída se dio en el mes de febrero último.

De acuerdo con las publicaciones del BCN, en enero y febrero de este año, el volumen de las importaciones de celulares alcanzó 18 toneladas, cuando en el mismo bimestre de 2018 sumó 40.6 toneladas.

La importación de celulares cayó 67.3% en el segundo mes de este año, con respecto a febrero de 2018, una baja aún mayor de las que experimentó ese producto de consumo en diciembre de 2018 (62.8%) y enero de 2019 (43.8%).

“Ya el cambio que hacíamos antes, cuando salía una nueva versión de celular, no se está haciendo. Ahorita, las personas tampoco andan pensando en tener dos celulares, como se acostumbraba. Todo esto se está dando por la situación económica”, analizó el gerente general de Comtech.

Varela también indicó que la baja en las importaciones de celulares de este año se debe a que las empresas aún tienen bastante inventario de 2018.

“Hay empresas que tienen suficiente inventario y están saliendo de esos productos, y a la vez la situación económica está haciendo que cualquier empresa importadora retenga sus importaciones y reduzca sus volúmenes de inventarios”, explicó Varela.

Más de 8 millones de celulares

Según estadísticas de la Cámara Nicaragüense de Telecomunicaciones (Canitel), en Nicaragua existían hasta finales de 2018 unas 8.3 millones de líneas telefónicas móviles.

Canitel refirió en sus datos que en el país había 4.9 millones de suscriptores, lo que indica que existen suscriptores del servicio con más de una línea.

Esa organización registra la existencia de 2.9 millones de teléfonos inteligentes en este país.

El especialista en telecomunicaciones y expresidente de Canitel, Hjalmar Ayestas, afirmó en una entrevista con El Nuevo Diario que el uso adecuado de estas nuevas tecnologías mejora la calidad de vida de las personas.

Sin embargo, Ayestas advirtió que Nicaragua aún se encuentra rezagada en el uso de teléfonos inteligentes porque es el único país de la región centroamericana que cobra impuesto selectivo de consumo (ISC) por esos aparatos.

De acuerdo con Ayestas, se cobra un 20% de ISC, lo que implica que el costo de un teléfono, de la gama que sea, tenga un costo mayor a cualquier país de la región.

Para el especialista en telecomunicaciones, si se le quitara “el impuesto selectivo de consumo a todos los teléfonos que entren al país” haría más accesible los celulares inteligentes.

La caída en las importaciones de celulares implicará que Nicaragua tendrá un rezago tecnológico en los próximos años, opinó Varela. Archivo/END

“No debería de existir ese impuesto, deberían de quitarlo, al menos a los teléfonos inteligentes”, subrayó Ayestas, tras considerar  que suspender ese impuesto reduciría el contrabando y aumentaría la posibilidad de tener más aparatos de alta gama en Nicaragua.

La caída en las importaciones de celulares implicará que Nicaragua tendrá un rezago tecnológico en los próximos años, opinó Varela.

(Con la colaboración de Lester Arcia)