•  |
  •  |
  • END

El presidente de la Cámara de Industria Nicaragüense, Alfredo Marín, manifestó que los ajustes en las tarifas de la energía eléctrica estuvieron fuera de tiempo, lo que provocó acumulación de incrementos que la población debe enfrentar casi de forma conjunta, representando un gran golpe para el sector industrial del país.

“La postergación por año y medio de los ajustes tarifarios por parte del Instituto Nicaragüense de Electricidad, INE, afectó grandemente al país. El aumento de los últimos días correspondiente al 4.6 por ciento es algo inevitable que generará más presión entre los industriales, pero es mejor hacer los ajustes oportunamente que esperarse más de un año y tener que hacer en seis meses lo que deberíamos haber hecho en dos años”, señaló Marín.

El presidente de Cadin, reconoció que el incremento en la tarifa energética era necesario, pero que tanto la población como los sectores industriales podrían asimilarlo mejor si no hubiera sido tan fuerte.

“Es preferible que los ajustes sean oportunos y correctos y no que pasemos años sin un aumento porque después de toda forma siempre llegan”, concluyó Marín.

Según el funcionario, las exportaciones de Nicaragua al final del año van a ser un siete u ocho por ciento más bajas que las del año anterior, pero inicialmente se esperaba una contracción considerablemente mayor.