•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La producción de plátanos in vitro, que está desarrollando variedades de alta genética de este producto, es parte de nueve proyectos agrícolas que impulsa la Misión Técnica de China-Taiwán en Nicaragua.

El cultivo de plátanos in vitro es el proyecto insigne de la cooperación taiwanesa, permitiendo producir las plantas de forma asexual y después suministrarlo a los productores de todo el país.  

Miguel Cheng, gerente del “Proyecto Plátano”, explicó que el mismo inició en 2016, pero el laboratorio de cultivo de tejidos donde producen las plantas mejoradas fue inaugurado en octubre del año pasado. 

Indicó que la producción empezó después de la inauguración y aclaró que en algunas universidades este tipo de técnicas están siendo aplicadas, sin embargo, este laboratorio es el primero que funciona con fines comerciales. 

El centro de producción, con un laboratorio moderno, costó 1.2 millones de dólares, incluyendo los equipos técnicos, afirmó Cheng. 

“Es el más grande en Centroamérica. Nuestra capacidad de producción puede llegar a un millón de plantas al año”, afirmó. 

Cheng afirmó que espera que con este proyecto los productores no necesiten comprar en otros países plántulas de plátano mejoradas. 

END

El gerente señaló que los productores de parcelas para la exportación son los que más demandan plantas de alta genética. 

El año pasado establecieron 140 parcelas demostrativas y 14 parcelas de validación, con el fin de que los agricultores vean los resultados de las plantas. 

Cheng considera que hay una gran necesidad de las plántulas que se están produciendo. Tres elementos básicos llevaron al desarrollo de este proyecto, el hecho de que el plátano es uno de los alimentos principales en la dieta del nica, la cantidad de la población, la cantidad de tierra disponible y la necesidad de una mejor calidad de este alimento.  

Tecnología avnazada

Fidelia Hsieh es miembro del equipo del “Proyecto Plátano”. Conoce a la perfección la producción de plantas in vitro y aseguró que el proceso lleva un año y que la fase se divide en trabajo de campo, trabajo de laboratorio y por último, trabajo en invernadero. 

Primero se seleccionan las plantas élites en el campo de producción. Las élites cosechan entre 40 y 50 dedos o frutos. 

De la planta élite obtienen el cormo o base, al que después aplican una técnica de multiplicación llamada anillado, en el que pican el centro o yema de la planta para inducirla y que obtenga más brotes a los lados. De una planta pueden cosechar de cuatro a seis rebrotes. 

Para la cosecha de cormos no utilizan tierra, sino arena, ya que tiene menos contaminación, explicó. 

Nicaragua necesita levantar la productividad y se necesita más rendimiento. Archivo/END

El proceso de producción de plantas in vitro en los laboratorios lleva alrededor de 8 meses. Para empezar, eligen los mejores brotes cosechados y los pasan por un proceso de descontaminación. 

Luego son cortados en pedazos, que en el laboratorio denominan obtención de tejidos, los que depositan en una sustancia que llaman medio. 

La experta explicó que el medio es una sustancia que soporta el desarrollo de una planta por medio de macro y micronutriente, vitaminas, hormonas y azúcar. “Es como energía y comida para la planta”, subrayó. 

Los componentes del medio, una sustancia gelatinosa, son un secreto, aseguró Hsieh. 

Una vez puesto en el medio, las plantas deben estar en un ambiente estéril. Además, pasan por una máquina que elimina bacterias y hongos que puedan afectarlas. 

Con este método, el brote puede multiplicarse hasta cinco veces, y de esos pueden obtener más. 

“Entonces una planta puede multiplicarse 200 veces”, afirmó. En la fase de multiplicación, las plantas pasan a un cuarto de invernadero con la luz y el aire controlado. Una vez terminado el proceso de aclimatación, las plántulas son sembradas en bolsas con tierra desinfectada y abonada. 

Taiwán apoya 11 programas, nueve de los cuales son agrícolas, entre ellos, el programa de plátanos.  Orlando Valenzuela/END

Miguel Cheng, jefe del proyecto, afirmó que actualmente producen tres variedades de plátano: gigante, banano y censa tres cuartos. 

Hasta el final de 2019 pretenden producir 350,000 plantas, para 2020 aproximadamente 500,000 y en 2021, año en que finaliza el programa, esperan crear 750,000. 

“La meta es que en 3 años produzcamos 1.6 millones de plántulas para cubrir al menos 1,000 manzanas en todo el país”, apuntó. 

Después del 2021, el proyecto plátano entraría en otra etapa de comercialización y transformación de valor agregado. Actualmente, el costo de producción por planta es de 32 centavos de dólar, sin embargo, el precio de venta es de 25. 

Cheng aseguró que asumen la diferencia para incentivar al productor a utilizar estas plantas. 

El gerente explicó que también investigan cómo combatir enfermedades como los hongos y virus que atacan a las plantas musáceas, es decir, banano y plátano.  

“En Taiwán estas enfermedades casi acaban con la producción, pero sobrevivimos gracias a la tecnología de cultivo de tejidos”, resaltó. 

En Centroamérica dicha enfermedad aún no ha entrado, pero algún día lo hará, indicó. 

Cheng reveló que están capacitando a nicaragüenses para que operen el laboratorio en un futuro. Como resultado, esperan mejorar la productividad de este alimento. 

Papaya, piña, papa y otras frutas también podrían ser producidas a través de esta técnica. 

Carelia Morales, agrónoma y jefa técnica del laboratorio, declaró que es una gran diferencia la forma en que se producen plantas de plátanos en el país. 

“Nuestra forma de producción es muy atrasada y esta técnica viene a modernizarla”, expresó. 

Consideró que dicha tecnología favorecerá el que se asegure que las plantas mantengan su alto rendimiento, su sanidad y resistencia a enfermedades. 

Nueve proyectos agrícolas

Actualmente en Nicaragua Taiwán apoya 11 programas, nueve de los cuales son agrícolas, entre ellos, el programa plátanos. 

El cultivo de plátanos in vitro es el proyecto insigne de la cooperación taiwanesa. Imagen referencial/END

Nicaragua es el país en el mundo en donde la República de China Taiwán tiene más proyecto de cooperación, reveló el exjefe de misión técnica en el país, Francisco Wang. 

El funcionario aseguró que en otros países en los que su país brinda cooperación hay cuatro proyectos en promedio.  

Wang explicó que la razón porque la mayoría de los proyectos se enfocan en la agricultura es porque el país es principalmente productor de alimentos y porque Taiwán tiene mucha experiencia en el desarrollo de este rubro económico. 

Del 2001 al 2013 se habían desarrollado 31 proyectos de cooperación en el área de agricultura, indicó Wang. Estos abarcaron la producción de alimentos como papaya, tomate, engorde de cerdo, entre otros cultivos.  Según el funcionario taiwanés, todos fueron traspasados a las autoridades del país.  

Algunos de los proyectos que han traspasado son centros de investigación de arroz,  producción de cerdos y hortalizas. 

En las transferencias se entregan las instalaciones y equipos técnicos. En dinero, esos traspasos se acercan al millón de dólares, precisó Wang. 

Reveló que pretenden aumentar los productores de tilapia de 165 a 700 en todo el país. 

Además, informó que  en Laguna de Perlas, costa Caribe Sur, tienen un nuevo laboratorio para el cultivo de peces y que costó 1 millón de dólares aproximadamente, este será inaugurado el 22 de mayo.  

“Tiene tecnología moderna y queremos mandar gente a Taiwán para que se capacite”, afirmó. 

“Nicaragua necesita levantar la productividad y se necesita más rendimiento”, expresó Wang.