•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De las 17 actividades que mide el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) en Nicaragua, 11 decrecieron en febrero de este año, en comparación con el mismo período de 2018.

Actividades como hoteles y restaurantes, comercio, transporte y telecomunicaciones, afectadas por la crisis en Nicaragua, están teniendo un crecimiento destacado en los otros países de Centroamérica, según los reportes del IMAE publicados por los bancos centrales e institutos de estadísticas.

La disminución de turistas extranjeros en Nicaragua llevó a la actividad de hoteles y restaurantes a contraerse en 24.7%, lo que la posiciona como la más afectada en febrero, respecto a febrero de 2018. 

END

Mientras en Nicaragua la actividad turística se desploma, en otros países de Centroamérica se fortalece.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara de Turismo de Nicaragua (Canatur), dijo a El Nuevo Diario que se necesitarían estudios más específicos para determinar si el resto de los países centroamericanos está absorbiendo a los turistas que venían a Nicaragua antes de la crisis sociopolítica.

“En 2018 cerramos con 975,000 (datos oficiales) y este año estaremos recibiendo unos 900,000 turistas, reduciéndose todavía más. Toda la actividad turística en hoteles, restaurantes, líneas aéreas, turoperadoras, que se encargan de organizar las excursiones, ha sido afectada con la reducción drástica del turismo internacional”, dijo la empresaria. 

Actualmente, EE. UU., Costa Rica y países europeos mantienen alertas de viaje a Nicaragua, por lo que Canatur considera que el sector del turismo generará apenas US$390 millones, retrocediendo 6 años en cuanto a captación de divisas.

Valenti manifestó que el 52% de las empresas agremiadas en Canatur indicaron en un sondeo que sostendrán la actividad al mínimo este año para la sobrevivencia del negocio. 

Nicaragua atraviesa una crisis económica, derivada de la crisis sociopolítica que atraviesa el país desde el 18 de abril de 2018.  Archivo/END

Pesca también cae

La actividad del sector de la pesca y la acuicultura se contrajo en 22.5% a consecuencia del descenso en la  producción de camarón de cultivo y menor captura de langosta y camarón de mar, de acuerdo con el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Asimismo, hubo un comportamiento negativo (-21.1%) en la intermediación financiera, el cual se explica por “menores entregas netas de créditos y depósitos totales”, explicó el BCN. 

Entre las otras actividades con contracciones representativas en Nicaragua sobresalieron la construcción, con una caída de 18.7%; el comercio, con un decrecimiento de 16.3% y transporte y telecomunicaciones, con menos 9.5%.

Crecimiento regional

El IMAE de Nicaragua mostró un descenso de 7.5%, experimentando contracciones en 11 de las 17 actividades que se miden.

El IMAE de Panamá, en febrero, fue el que más creció en Centroamérica: 3.7%.

Transporte, almacenamiento y comunicaciones, electricidad y agua, y hoteles y restaurantes fueron las actividades que mostraron un mayor crecimiento en ese país.

Según el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Censo de Panamá (INEC), el transporte se destacó por el desempeño del Canal, el movimiento de contenedores del Sistema Portuario Nacional en TEU (contenedores) y las telecomunicaciones. Al desempeño económico panameño también contribuyó una mayor generación de energía térmica y la nueva generación de energía a partir del gas natural.

Mientras tanto el IMAE de Honduras creció 2.3%. 

La actividad de hoteles y restaurantes, que creció 8% en Honduras, determinó ese resultado en el país vecino. Las autoridades de ese país aseguraron que el crecimiento se dio debido al dinamismo de tres destinos: Islas de la Bahía, Tela y Copán. 

En Nicaragua la actividad turística se desploma, en otros países de Centroamérica se fortalece. Archivo/END

En febrero de 2018 esa actividad solo creció 1.5%.

En Honduras, la actividad de intermediación financiera y fondos de pensiones alcanzó un crecimiento interanual de 6.1%, producto de mayores intereses y comisiones sobre préstamos que favorecieron los servicios de intermediación financiera, en base con la cartera crediticia destinada al consumo, comercio y propiedad raíz”, explicó el Banco Central de ese país.

Asimismo, la construcción reportó una mejoría de 5% en Honduras, dado el aumento en edificaciones comerciales, bodegas y viviendas de clase media, así como las destinadas a la prestación de servicios e industrias, ubicadas en las principales ciudades del país.

El IMAE de El Salvador logró un crecimiento de 2.3% en el segundo mes del año, impulsado por las actividades financieras y de seguros que lograron una mejora de 5.48%, seguido por la subdivisión que aglomera las actividades de comercio, transporte y almacenamiento, alojamiento y de servicio de comidas, que creció 4.48% en el mismo mes. 

El Banco de Guatemala (Banguat) informó que la economía logró un aumento de 1.9% en febrero dada la mejoría en las actividades de transporte, almacenamiento y comunicaciones; comercio al por mayor y al por menor; e industrias manufactureras.

En febrero de 2018 esa actividad solo creció 1.5%. Archivo/END

Por último, la economía costarricense creció 1.7% en febrero, impulsada por la mejoría de la construcción, que evolucionó un 2.9%, debido al dinamismo de la construcción privada, especialmente en obras no residenciales y de construcción pública. Esta mejoró debido a la edificación de infraestructura educativa y por las obras de alcantarillado, destacó el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Nicaragua atraviesa una crisis económica, derivada de la crisis sociopolítica que atraviesa el país desde el 18 de abril de 2018. Según el Fondo Monetario Internacional, el producto interno bruto de Nicaragua se contrajo en 4% en 2018 y se contraerá alrededor de 5% en 2019.