•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un nuevo reporte del clima del Centro de Predicciones Climáticas y el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad, este 9 de mayo, indica que hay 70% de probabilidades de que el fenómeno conocido como El Niño continuará durante el verano de 2019 del hemisferio norte (entre junio y septiembre).

Asimismo el reporte estima que existen entre 55% y 60% de probabilidades de que ese fenómeno se extienda hasta el otoño del hemisferio norte (septiembre y diciembre de este año).

“Durante el mes de abril, las temperaturas persistieron sobre lo normal en la superficie del mar, a través de la mayor parte del Océano Pacífico ecuatorial, reflejando El Niño”, indica el informe.

Imagen referencial. Archivo/END

El Niño se estableció de manera oficial en febrero de este año, según los científicos.

La científica Emily Becker, del ENSO Blog, dijo que “la atmósfera también continuó reflejando El Niño en abril, con más nubes y lluvia formándose sobre las aguas más cálidas que el promedio del Pacífico tropical central, y condiciones más secas en el extremo occidental del Pacífico e Indonesia, aunque este patrón fue algo más débil que durante el año. Febrero o marzo”.

Los científicos continúan denominando a El Niño actual como “débil”.

Recientemente el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) advirtió que el “descenso” de las lluvias, entre mayo y julio de 2019, en Centroamérica, podría provocar un incremento de plagas en los cultivos, principalmente en maíz, frijol y sorgo.

Señaló que la perspectiva climática proyectada por los servicios meteorológicos de Centroamérica y República Dominicana contempla que se “tendrán tres meses con promedios de precipitación abajo de lo normal”. Esa sequía, según Oirsa, sería provocada por El Niño.

La plaga pulgón amarillo afecta en el sorgo y en el maíz. Mientras, que en el cultivo del frijol, la mosca blanca y tortuguilla constituyen los principales riesgos, alertó Oirsa.

El organismo regional señaló que el mes con mejor pronóstico de lluvias es junio, pero “se estima que la condición de El Niño acentúe y adelante la canícula”, que tradicionalmente se extiende del 15 de julio al 15 de agosto.

Imagen referencial. Archivo/END

Oirsa recomendó a los agricultores de Centroamérica “incrementar la vigilancia de las plagas mencionadas, desarrollar procesos adecuados de desinfección del suelo y tratamiento de las semillas e implementar sistemas de riego cuando este sea una posibilidad”.

En la región centroamericana, El Niño genera sequías, mientras que el fenómeno contrario, conocido como La Niña, genera incremento en las precipitaciones.

En 2015, cuando se estableció El Niño, según las asociaciones ganaderas del país, en Nicaragua se murieron alrededor de 5,000 reses.

El fenómeno provoca escasez de precipitaciones en el invierno y afecta principalmente al corredor seco del país.