•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El conocimiento es un recurso, y la mayoría de personas que comienzan un negocio no cuentan con él para tener éxito y hacer crecer su emprendimiento.

En el 2017, Naiyel Navarrete y Samanta Lacayo fueron becarios del programa Young Leaders of The Americas Initiative (Iniciativa de Jóvenes Líderes de las Américas).

En 2018, cuando se disponían a poner en práctica lo aprendido, compartiéndolo con otros emprendedores en Nicaragua, surgió la crisis sociopolítica del país, que provocó “un declive de la economía”.

Lejos de ser un obstáculo para estos jóvenes, vieron una oportunidad para desarrollar en este 2019 el programa Change Builders Lab, ya que debido a la crisis, en Nicaragua han surgido muchísimos emprendedores, afirmó Navarrete.

“Haciendo estudios estadísticos, nos hemos dado cuenta que la mayor parte de emprendedores no cuentan con el recurso del conocimiento para poder tener éxito y hacer crecer sus emprendimientos, o hacerlo sostenible. Así se nos ocurrió que podíamos hacer un programa a pequeña escala, en el que pudiéramos compartir nuestros conocimientos y que esos emprendedores se empoderen más con la experiencia de nosotros”, narró el joven.

Los jóvenes se proponen “empoderar” a los emprendedores que participen en esas capacitaciones, para crear un nuevo tipo de cultura de emprendimiento en el país. “Estos emprendedores van a ser los empresarios y líderes de la economía del mañana”, expresó Navarrete.

Lacayo mencionó que la cultura de los emprendimientos no es nueva en el país, por lo que los jóvenes tratarán de enriquecerla con conocimientos.

Incubadora

En la jerga de los emprendedores se utiliza la palabra incubadora de negocios. “Es un espacio donde los emprendedores pueden crecer”, definió Lacayo y es precisamente la idea que piensan desarrollar.

El primer taller de este programa se desarrollará el 5 de junio.

Los emprendedores interesados en ese programa ya pueden presentar sus ideas de negocios a través de la página de Facebook (ChangebuildersLab2019) o en Instagram (changebuilders_lab_nic).

Lacayo expresó que a través de ese programa, que están desarrollando con el apoyo de la Iniciativa de Jóvenes Líderes de las Américas y el Centro Cultural Nicaragüense Norteamericano, beneficiarán a 25 emprendedores. Estos serán capacitados completamente gratis. 

El programa durará 7 meses. “Al programa puede aplicar cualquier emprendedor que tenga el compromiso y las ganas de aprender”, aseveró la joven emprendedora.

Los conocimientos que impartirán a los emprendedores tienen que ver con ventas, finanzas, aspectos legales, entre otros. Navarrete refirió que el asunto de las finanzas es bien importante para los nuevos emprendedores, “porque uno de los principales problemas que se ha descubierto es que no sabemos cómo utilizar nuestros recursos y nos quedamos en quiebra antes de poder llegar a una etapa de crecimiento y desarrollo”. 

Los estudios estadísticos sobre emprendimientos refieren que el 80% de los negocios que surgen en los primeros 6 meses encuentran el borde del fracaso, explicó el emprendedor. 

Eso pasa, según Navarrete, porque en los primeros meses los emprendedores no saben cómo hacer ventas, ponerle precio a sus productos, ni visualizar dónde llevar ese producto. “Empezamos nuestro negocio y comenzamos a producir y vender, pero luego nos damos cuenta que nuestros costos son muy altos y que no podemos subsistir con eso. Tal vez invertimos nuestros ahorros y luego nos vemos en la penosa situación de cerrar”, comentó Navarrete.

Lacayo señaló que eso pasa porque aproximadamente el 95% de los emprendimientos nacen sin un plan de negocio. 

“Además existe la ausencia de poder establecer finanzas claras. Uno de los principales problemas de los emprendedores en Nicaragua es el circulante de capital. Ellos reciben una ganancia, pero en realidad solo les permite cubrir costos operativos. No contabilizan sus ganancias, el valor agregado del producto, ni tampoco están contabilizando el tiempo. Esto es algo de lo que nos dimos cuenta hace poco en un taller: La gente no sabe ponerle precio a sus propios productos. Entonces están perdiendo dinero y es algo muy preocupante, porque todo negocio surge para crear una ganancia”, explicó Lacayo.

Navarrete y Lacayo contaron que con ese programa también quieren llegar hasta la etapa en que cada uno de los negocios pueda legalizarse o formalizarse.

Los jóvenes tienen la idea de poder apoyar con ese programa a emprendedores nuevos y a otros que tienen entre 2 y 3 años. 

Lacayo no descartó que entre los beneficiados estén emprendedores que surgieron en el contexto de crisis del país: “Estamos buscando y hemos contactado a algunos de los emprendedores que los medios de comunicación han sacado a la luz, porque realmente nuestra idea es apoyar. Ya hay emprendedores que nos han dicho: ‘A raíz de la crisis me corrieron de mi trabajo, utilicé mi liquidación para hacer algo, pero creo que estoy perdido y necesito ayuda’”, aseveró.