•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los productores de café de Nicaragua no ven cómo los podría beneficiar el Plan Estratégico para el Desarrollo Sostenible de la Caficultura en la Región SICA (PERcafé), el cual según una nota de prensa del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) está avanzando, y según el Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC) debería estar formulado en noviembre de este año.

El IICA informó el pasado 2 de mayo que “actores del sector cafetalero de Centroamérica y República Dominicana avanzaron en el desarrollo” de ese plan, “que se construye para enfrentar los retos que tienen ante sí diversos segmentos” de la cadena del café.

Por su parte, Roman Cordero, coordinador de Relaciones Institucionales del CAC, dijo a través de correo electrónico a El Nuevo Diario que “el proceso de formulación del PERcafé se estará desarrollando durante este año”, esperando que se pueda presentar “a más tardar en noviembre”.

Ese programa tendrá un plazo alrededor de 10 años, según Cordero, ya que se extenderá del 2019 al 2030.

Juan Carlos Munguía, directivo de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN), reconoció que cualquier programa que se haga en este momento para paliar los problemas de la caficultura es importante y espera que “ojalá salga algo interesante”. “Porque estamos necesitados de cualquier apoyo”, expresó.

Las dificultades económicas por la que atraviesan los caficultores les impide atender adecuadamente sus plantaciones. ARCHIVO/END.

Sin embargo, Munguía señaló que siempre es bueno hacer las consultas necesarias, para saber cuáles son las necesidades más importantes para lograr configurar un buen plan.

“El Gobierno desde hace varios años tiene sus planes de crecimiento y proyecta cuáles van a ser las cosechas en cada ciclo (pero) lastimosamente no sabemos cuáles son los números que tiene hoy el Gobierno para el sector café. Entonces no puedo saber qué le están diciendo a esta gente (del IICA). Lo clave siempre es consultar, pero en este momento la situación no se presta a estas cosas”, expresó el caficultor.

Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), dijo que la única información que manejan de ese programa es lo que publican en las redes sociales y en los boletines del IICA.

“Lo que sabemos es que es un programa regional, que si bien sí puede tener un impacto en la caficultura, no es lo mismo que decir en Nicaragua se está elaborando un plan para transformar la caficultura de cara al contexto internacional. Nosotros necesitamos un plan de país”, demandó Sevilla.

La líder del sector caficultor mencionó que no sabe qué propuestas lleva Nicaragua a las reuniones de ese programa, porque a los productores no los han consultado.

“El IICA trabaja más con el Estado, que con organizaciones de productores de manera directa. Entonces todo eso se hace a través del Estado y no podrá salir de eso nada más que algo parecido a la Conatradec, a la Conacafé, donde prevalece la burocracia y se interponen cuestiones políticas. Entonces, nosotros no tenemos una expectativa tan positiva sobre ese programa. Es decir, las intenciones pueden ser buenas pero el alcance no se materializa”, expresó Sevilla.

Los precios internacionales del café han estado por debajo de los US$100 en los últimos meses. ARCHIVO/END.

En la nota de prensa, el IICA señala que está respaldando a la Secretaría Ejecutiva del CAC, una instancia del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en la realización de ese programa.

Indica que la construcción del plan se inició por mandato de los jefes de Estado de Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana (países miembros del SICA), los que, dice la comunicación, “reconocieron la relevancia multidimensional del café para el desarrollo económico, social, ambiental y cultural de las naciones”.

Asimismo, la nota del IICA admite que la “producción cafetalera de la región se desarrolla en medio de un contexto adverso de precios, variabilidad climática y otros desafíos productivos, técnicos, comerciales y sociales”.

 

RECOMENDACIONES

Para Munguía, la caficultura de Nicaragua pasa por una situación difícil por la caída del precio internacional, sin embargo, si tuviera que dar sus aportes para un programa de desarrollo de la caficultura en Nicaragua, específicamente, recomendaría trabajar en un plan de renovación de cafetales, pero aclaró que se necesitan fondos para eso.

“Necesitamos empezar a renovar los cafetales. Esto se ha dicho desde hace muchos años, porque estamos con plantaciones viejas, lo que nos dificulta tener mejores rendimientos y que las plagas entren con mayor facilidad a las plantas”, mencionó Munguía.

El caficultor refirió que también se necesitan técnicas para combatir la roya y la broca, las que son para él las plagas del café que más están afectando a la caficultura nicaragüense. “En los últimos años, los brotes de broca se han ido aumentando exponencialmente, debido a los problemas que ha manifestado el sector, como la falta de mano de obra, falta de financiamiento, entre otros”, indicó el directivo de ACEN.

El café es el segundo producto que más genera divisas al país. ARCHIVO/END.

Aura Lila Sevilla dijo que se debería vincular los planes y estrategias que existen en el país y que han sido fallidos a ese programa. Por ejemplo, en Nicaragua ya existe Conatradec, que según los cafetaleros, está inactiva.

Sin embargo, la presidenta de la ANCN recordó: “Los sectores económicos estamos divorciados del Gobierno y esa es una gran debilidad para el país, porque entidades como el IICA no trabaja con las organizaciones, sino con el Gobierno”.