•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua consiguió un puntaje de 5.8 de 100 en el índice de democracia liberal, que publicó a inicios de abril de 2019 el proyecto mundial Variedades de la Democracia (V-Dem), ubicándose incluso por debajo de Cuba y Venezuela, que fueron los países menos democráticos del continente americano en 2018.

El reporte fue publicado este martes en el Informe de Coyuntura, Mayo 2019, titulado Nicaragua en Crisis Política y Socioeconómica, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“En los últimos 20 años, Nicaragua ha sido la segunda nación con mayor retroceso democrático en América Latina. Según los datos históricos, el puntaje de Nicaragua en el Índice de Democracia Liberal se ha reducido poco más de 40 puntos en las últimas dos décadas”, enfatizó el informe de coyuntura.

De acuerdo con el centro del pensamiento, el proyecto mundial V-Dem, resume la democracia liberal en tres grandes aspectos: libertades civiles; estado de derecho y elecciones transparentes. V-Dem, con base en Suecia, es según Funides, el proyecto mundial más completo sobre observación del estado de la democracia en el mundo, y otras organizaciones como Freedom House toman como base ese proyecto.

Un especialista de Funides señaló que a Nicaragua debería importarle mucho este tipo de reportes que evidencian el retroceso en la democracia. 

“Ya distintos organismos han disminuido las calificaciones para Nicaragua, como Freedom House, que pasó al país de medianamente libre a no libre. Asimismo, una publicación tan importante en la dinámica de los negocios y la formación de expectativas de los inversionistas a nivel internacional, como The Economist, también redujo su calificación para Nicaragua de régimen híbrido a un régimen autoritario”, alertó ese especialista.

Los expertos del centro del pensamiento señalaron que temen que en el próximo 22 de mayo, cuando se actualicen las calificaciones de ese proyecto, Nicaragua resulte como una autocracia cerrada.

Represión y censura 

El índice de democracia tiene unos subindicadores que igual revelan un retroceso de parte de Nicaragua, explica el Informe de Coyuntura.

Por ejemplo, Nicaragua pasó de una “represión a organismos de la sociedad civil” sustancial, en 2017, a severa, en 2018.

Además, en “censura a los medios de comunicación” pasó de “indirecta, pero rutinaria” a “directa y rutinaria”, de acuerdo con el proyecto mundial V-Dem. 

Asimismo, “estamos calificados como un país en el que los periodistas son acosados y presionados hasta que este se abstenga de informar”, indicó el especialista del centro de pensamiento.

“Los reportes de democracia pareciera que en Nicaragua no tienen eco, pero sí son vistos por empresarios e inversionistas extranjeros, que buscan países donde invertir su plata. Cada que sale uno de estos reportes y Nicaragua experimenta un retroceso en democracia es básicamente una afectación sobre las expectativas de inversión. Entonces, este tipo de reportes sí tienen un eco más fuerte a nivel internacional”, subrayó un economista de Funides.