• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Banco Central de Nicaragua (BCN) no ha actualizado las estadísticas de los últimos tres trimestres sobre el turismo en el país. En el sitio web de la institución, los últimos informes que se pueden ver son los del primero y segundo trimestre de 2018, este último publicado el 7 de septiembre del año pasado.

Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), el Estado ha limitado la publicación de informes, datos y estudios de fuentes oficiales y no oficiales.

“En particular, el BCN ha variado la frecuencia de publicación de información, retrasando en diferentes momentos la publicación de indicadores económicos claves”, aseveró.

Menos cruceros han llegado a Nicaragua desde abril de 2018. ARCHIVO/END.Sobre la Encuesta de Turismo, este centro de pensamiento explicó que la publicación correspondiente al tercer trimestre de 2018 estaba programada para el 16 de diciembre de ese año, según el calendario de divulgación de estadísticas económicas del BCN.

“Es decir, la publicación de este informe tiene un rezago de 151 días y es el más atrasado de las diferentes publicaciones del BCN”, refirió Funides.

Además, el BCN no ha publicado la Cuenta Satélite de Turismo de 2018, un informe anual de ese sector que se publicaba con regularidad todos los años.

El Banco Central publicó la Cuenta Satélite de Turismo de 2017 el 25 de abril de 2018, y en este año se ha atrasado casi un mes con respecto al año pasado.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nicaragüense de Turismo (Canatur), lamentó que “desde el año pasado el Gobierno no está dando a conocer las estadísticas”.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), lamentó el retraso en la publicación de las cifras oficiales sobre turismo. ARCHIVO/END.

“La información ayuda a los empresarios a poder definir planes y estrategias, y en eso es que nos afecta”, aseveró Valenti.

La presidenta de Canatur señaló que hay una intención del Gobierno de ocultar las cifras del impacto que está provocando la crisis sociopolítica y económica en el turismo.

Pero refirió que de nada sirve ocultar la información, porque “en la realidad las empresas saben lo que están viviendo, que la crisis en el turismo sigue y que hay una caída bien fuerte en el ingreso de turistas extranjeros al país”.

Claudia Aguirre, presidenta de Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur), opinó que “las estadísticas son fuentes para lo que es la inteligencia de mercado”.

“Si tenemos información de cuáles son los mercados emisores, de dónde vienen los visitantes, entonces uno puede diseñar una estrategia para ir a hacer un trabajo de promoción a esos mercados emisores”, ejemplificó la empresaria.

Recordó que además siempre el sector privado ha sido crítico con la forma en cómo se recopilan las estadísticas en el país.

Funides señaló que “la escasa información pública dificulta el seguimiento de la situación socioeconómica y el cambio de expectativas futuras sobre el desempeño económico de Nicaragua”.

El centro del pensamiento explicó en un correo electrónico que “para estabilizar las expectativas de los agentes económicos es importante mantener la publicación oportuna de los indicadores monetarios y financieros, requisito indispensable en toda economía moderna”.

BAJA EN EL TURISMO

A pesar de la falta de datos específicos, se conocen los datos generales de la economía datos por el BCN en su Informe Anual 2018, donde indican la caída del sector por “la menor afluencia de turistas luego de iniciados los disturbios en abril, (que) redujeron los ingresos por turismo en US$379.6 millones respecto a lo programado”. Lo esperado, según el banco emisor, eran US$924 millones.

El turismo ha sido uno de los sectores económicos más afectados por la crisis sociopolítica. Los ingresos en este ramo bajaron 35% en el 2018, ya que en el 2017 alcanzaron los US$840.5 millones, pero el año pasado cayeron hasta US$544.4 millones, es decir, US$296.1 millones menos.

Según el más reciente reporte del Índice Mensual de Actividades Económicas (IMAE), la actividad de los hoteles y restaurantes sigue deprimida en el país, cayendo 24.7%.