•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La factura petrolera de Nicaragua de enero y febrero de 2019 totalizó US$145.6 millones, experimentando una caída de 21.2%, respecto al mismo lapso de 2018 (US$184.8 millones).

De este total, ningún dólar fue invertido en la compra de petróleo venezolano, indican las estadísticas de comercio exterior del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Mientras, las importaciones de petróleo y sus derivados desde Estados Unidos de enero y febrero de este año aumentaron a US$103.2 millones, un 3% más en comparación con el mismo período del año pasado, cuando sumaron US$100 millones.

El gasto de Nicaragua en petróleo estadounidense representó el 70.87% del valor total de la factura petrolera de enero y febrero de 2019.

END

Los datos oficiales indican que desde diciembre del año pasado Nicaragua dejó de importar crudo de Venezuela, país inmerso en una crisis económica que ha provocado hasta escasez de combustible en la propia capital venezolana y cuya empresa petrolera estatal ha sido sancionada por el Departamento del Tesoro de EE. UU.

En Nicaragua, el valor de las importaciones de crudo venezolano, que entre 2011 y 2013 superaban los mil millones de dólares anuales, comenzó a descender desde 2014.

En 2017 y 2018 estas importaciones cayeron hasta los US$137.6 millones y US$127.8 millones, respectivamente; mientras que las de EE. UU. ascendieron US$402.4 millones y US$572.1 millones en los mismos años.

El BCN explicó que la disminución en la factura petrolera en el primer bimestre se debió a una reducción en los precios de referencia del crudo. Sin embargo, también refirió que los volúmenes importados de crudo también registraron un decrecimiento de 6.7%.

END

Crisis venezolana

Patricia Rodríguez, experta en temas energéticos, aseveró que como Venezuela está en crisis ha disminuido sus exportaciones de petróleo no solo a Nicaragua, sino también a otros países.

“Las exportaciones de Venezuela se han mermado considerablemente por la crisis sociopolítica que tiene. Es sorprendentemente que estén experimentando problemas de escasez de combustibles, porque es un país petrolero. Yo estuve trabajando hace varios años en Venezuela y el combustible era prácticamente regalado, era baratísimo. La energía eléctrica, igual. Esto que está pasando en Venezuela es un reflejo de lo que una crisis sociopolítica puede hacer en un país”, expresó Rodríguez.

Rodríguez explica que Nicaragua actualmente está comprando la mayor parte de petróleo en Estados Unidos y Colombia. Este país sudamericano sale reflejado en las estadísticas oficiales dentro de la categoría “resto de América Latina y el Caribe”.

Además, Nicaragua importa derivados de petróleo, como gas licuado, full oil y kero turbo, que es gasolina de aviación, de algunos países centroamericanos, como El Salvador, Honduras y Guatemala.

Paradójico

Rodríguez sostuvo que el mercado del petróleo se mueve de acuerdo a los intereses de los países que poseen ese producto.

El BCN explicó que la disminución en la factura petrolera en el primer bimestre se debió a una reducción en los precios de referencia del crudo. Bismarck Picado/END

“No es nuevo que Nicaragua le compre petróleo a EE. UU. Desde hace muchos años se le compra derivados de petróleo a ese país. Es un poco paradójico esto, pero el petróleo y el mercado de la energía es un gran negocio, mueve mucho dinero, y tiene mucho que ver con asuntos geopolíticos. La misma Pdvsa tiene explotaciones petroleras en el Caribe, en unas islas propiedad de Estados Unidos”, analizó Rodríguez.

Las inversiones en petróleo estadounidense apenas comenzaron a crecer en 2015, cuando alcanzaron los US$105 millones. Entre 2010 y 2014, el valor de las importaciones de crudo del país norteamericano se ubicó en US$32 millones y US$45 millones anualmente.

Refinería no produce más búnker

El empresario del sector energético César Zamora dijo que el búnker se está importando en su totalidad desde marzo último. Este es un derivado del petróleo utilizado en la generación de energía.

En Nicaragua, el valor de las importaciones de crudo venezolano, que entre 2011 y 2013 superaban los mil millones de dólares anuales. Bismarck Picado/END

“Se está trayendo todo de afuera (del país), porque la refinería ya no produce desde marzo. Entonces, sí hay un aumento de las importaciones de búnker en el país. Los tres millones de barriles de búnker que se consumen al año van a venir de afuera del país”, aseveró Zamora.

El también presidente de la Cámara Nicaragüense de Energía (CEN) indicó que antes se producían dos millones de barriles de búnker en el país y se importaba un millón, pero ahora “se está trayendo fundamentalmente de Ecuador. Ellos tienen una refinería y como están en el pacífico, producen búnker para Centroamérica”, explicó el empresario.

El año pasado, todavía Nicaragua importaba búnker de Venezuela, dijo Zamora, y aunque no ahondó en el tema, admitió que al importar mayor cantidad de ese producto para producir energía se incrementa el costo, ya que se deberá invertir en logística y el costo de la compra.