•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La tasa de inflación (o sea el aumento de los precios) de Centroamérica en el 2018 se ubicó en 1.97%, menos de la mitad de la del 2017 (4.3%), informó el Consejo Monetario Centroamericano (CMC).

“El proceso de desaceleración en el crecimiento de los precios se observó en la mayoría de los países de la región, especialmente durante el último trimestre del año”, explicó el CMC.

Sin embargo, aunque Nicaragua tuvo una inflación relativamente baja, según los economistas, fue una de las más altas de la región, después de Honduras.

“Las menores tasas de inflación al cierre de 2018 se registraron en El Salvador (0.4 %) y República Dominicana (1.2%). El resto de los países alcanzaron una inflación superior al 2%; Costa Rica y Guatemala (tuvieron) valores de 2% y 2.3% respectivamente, (mientras) Honduras y Nicaragua (3.9%) terminaron el año con variaciones interanuales del IPC cercanas al 4%”, explicó el organismo regional que se basa en las estadísticas oficiales de cada país.

El economista Luis Murillo, docente de la Universidad Centroamericana (UCA), dijo que en el 2018 la inflación de Nicaragua fue relativamente baja.

Una mayor inflación genera pérdida en el poder adquisitivo de las personas. Archivo/END

Sin embargo, explicó que es una de las más altas de la región, debido a la fragilidad que tiene la economía del país. “Por ejemplo, uno de los elementos es que nuestra matriz productiva está poco diversificada y hay un débil sistema de regulación de precios, lo que genera una posible presión inflacionaria”.

De acuerdo con el economista, a partir de la crisis sociopolítica quedó demostrado que Nicaragua es la economía más frágil de Centroamérica.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estima que la inflación en el 2019 se ubicará entre 6.4% y 7.9%, considerando el efecto que podría tener en el aumento de los precios la reforma tributaria que se aprobó en febrero último.

La inflación acumulada hasta el mes de abril pasado ascendió a 2.8%, de acuerdo con las estadísticas del Banco Central. 

Un economista de Funides explicó que “comúnmente la inflación se determina por cinco factores: el deslizamiento de la moneda, que en Nicaragua está atada al tipo de cambio; las condiciones climáticas, que afectan directamente los precios de los alimentos; los precios de mundiales del petróleo, que ha venido interviniendo en los aumentos de precios en los últimos años; políticas de subsidios y aprobación de contingentes de importación. Pero este año se añadirá un componente más, que es el del efecto de la reforma tributaria”.

A partir de la crisis sociopolítica quedó demostrado que Nicaragua es la economía más frágil de Centroamérica. Archivo/END

Murillo coincidió que el país está frente a un proceso de presión inflacionaria.

Según el docente de economía de la UCA, una mayor inflación genera pérdida en el poder adquisitivo de las personas.

“La inflación es un problema de crecimiento persistente en los precios, pero si a este le sumamos que este año no hubo crecimiento en el salario mínimo, y además hay un proceso especulativo, con pocas oportunidades de empleos y pocas políticas públicas que permitan mejorar las condiciones de la gente, lo que se ve afectado es el poder adquisitivo”, explicó Murillo.

Aunque Nicaragua tuvo una inflación relativamente baja, según los economistas, fue una de las más altas de la región. Archivo/END

Vivienda, el que más contribuyó

Según los datos del Consejo Monetario Centroamericano, en Costa Rica el transporte fue lo que más contribuyó al aumento de la inflación acumulada en el 2018; en Guatemala, lo que más contribuyó fue el aumento en los alimentos; en Honduras, los que más subieron fueron los precios del transporte y la vivienda; y en Nicaragua, la vivienda.