• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Nicaragua recibió US$134.5 millones en abril de este año en concepto de remesas familiares, informó este viernes el Banco Central de Nicaragua (BCN).

En abril el monto de divisas recibido fue superior en 4.3% en relación con el mismo mes de 2018 (US$128.9 millones), según el BCN.El año pasado hubo un incremento de 8% en los envíos de dinero a las familias nicaragüenses. AFP/END

La entidad indicó este viernes que la economía nicaragüense ha recibido US$518.3 millones, entre enero y abril de este año, en concepto de remesas.

En estos cuatro meses el monto de remesas recibido por los nicaragüenses que tienen familiares en otro país experimentó un incremento de 7.5%, con respecto al mismo período de 2018.

En cuanto al número de transacciones, la nota de prensa, colgada en el sitio web del Banco Central, indica que entre enero y abril creció 8.9%, con respecto al mismo período de 2018.

“Del total de remesas recibidas en los primeros cuatro meses del año, el 54.9% provino de Estados Unidos, seguido de Costa Rica (18.9 %) y España (12.6%)”, refirió el Banco Central.

Las remesas son uno de los pilares que están sosteniendo a la economía nicaragüense, al igual que las exportaciones, en este momento que atraviesa una crisis política y socioeconómica muy fuerte, señala la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

En el 2018, el monto total de remesas familiares ascendió a US$1,501.2 millones.

Esa cifra fue superior en 8% a la de 2017, cuando el país recibió US$ 1,390.8 millones.

A pesar del peso económico que tienen las remesas en el país, en abril último el Gobierno impuso un control, a través de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) a aquellas remesas con un monto mayor a US$500.

Esa medida fue considerada por diferentes expertos como un instrumento político para monitorear las transferencias de recursos al país, propio de un Estado policial.

España ocupa el tercer lugar en el envío de remesas familiares a Nicaragua.

PALIATIVO

Lea Montes, directora del Servicio Jesuita para Migrantes, de la Universidad Centroamericana, dijo recientemente a El Nuevo Diario que si bien las remesas se convirtieron en los últimos años en uno de los principales pilares de la economía del país, no son una solución para el desarrollo de la sociedad, sino un paliativo de las necesidades que enfrentan los nicaragüenses.

Montes explicó que las remesas no sirven para subsanar el problema psicosocial que origina la migración.

“Desde antes de la crisis ya había un problema psicosocial en el país (hijos sin papá ni mamá, familias dispersas, entre otros problemas) que las remesas no van a subsanar, porque estas sirven como una medida paliativa para las necesidades de las familias, pero no para construir proyectos de vida”, indicó Montes.