•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Centroamérica busca fortalecer el trabajo conjunto de sus países para encontrar soluciones que le permita enfrentar los problemas que afectan al sector cafetalero, como lo son los bajos precios internacionales, el cambio climático y las enfermedades, informaron este lunes fuentes oficiales.

Representantes de las instituciones rectoras del sector cafetalero de Centroamérica y República Dominicana se reunieron en Costa Rica para analizar posibles respuestas conjuntas y fortalecer el mecanismo de diálogo que mantienen con el apoyo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Este mecanismo, llamado Programa Cooperativo Regional para el Desarrollo Tecnológico y Modernización de la Caficultura (Promecafe), desarrolla un plan de trabajo que respalda a los caficultores de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Jamaica.    

El objetivo de la región es fortalecer el trabajo conjunto para solventar retos económicos, comerciales y fitosanitarios que enfrentan debido al cambio climático y los bajos precios internacionales del grano, entre otros factores.

El bajo precio, el cambio climático y las enfermedades preocupan al sector cafetalero de Centroamérica. Archivo/END

“Debemos trabajar coordinados en la búsqueda de soluciones, representar los intereses de la región en instancias internacionales como un bloque sólido y ser una plataforma para la gestión de recursos financieros que doten de más y mejores herramientas a los caficultores de la región”, dijo el secretario ejecutivo de Promecafe, René León Gómez.

Caída de precio

Datos divulgados por el IICA indican que en 2018 el precio promedio de una libra de café arábiga fue de US$1.01, y en abril de 2019 cayó a US$0.95, el promedio mensual más bajo desde julio de 2006.

De acuerdo con León Gómez, la caficultura en los países centroamericanos y del Caribe es responsable del 25% del café arábica que se consume en el mundo.

Sin embargo, el cambio climático, las enfermedades del grano, los bajos precios en el mercado internacional, el endeudamiento de los productores y la escasa mano de obra están afectando a las más de 1.5 millones de familias que dependen de la actividad en la región.

El director general del IICA, Manuel Otero, participó en la reunión y reafirmó el compromiso de la entidad para “continuar cooperando con los países para garantizar que este sector productivo pueda responder de manera eficiente y unificada”.

El pasado 13 de mayo, Otero emitió un pronunciamiento en el que instó a los gobiernos y al sector privado a buscar soluciones ante la caída de los precios internacionales del café, con el fin de evitar graves consecuencias sociales y económicas.

La directora ejecutiva del Instituto del Café de Costa Rica (Icafe), Xinia Chávez, explicó que los países centroamericanos “debemos unirnos aún más y prepararnos para el impulso de la innovación, la investigación y la transferencia tecnológica en la producción de café”.

El bajo precio, el cambio climático y las enfermedades preocupan al sector cafetalero de Centroamérica. Archivo/END

Promecafe es una red de investigación y cooperación formada en 1978 por las instituciones de café de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Jamaica; además del IICA y el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE).

El programa tiene como objetivo promover la modernización, el mejoramiento y el desarrollo sostenible de la caficultura, mediante la cooperación técnica y científica.

Icafe: Situación del café es muy similar a la de 1978

Manuel Bejarano

La situación actual del café, que empieza por una caída del precio internacional hasta por debajo de los US$90 por quintal durante varios días de este mes, tiene muy preocupadas a las autoridades regionales.

En Nicaragua, los productores de café han manifestado que a la caída del precio del grano en el mercado internacional se han sumado otros problemas, como la contracción en el crédito, el cambio climático, el impacto de las reformas económicas hechas por el Gobierno (como la reforma tributaria), entre otros, pero aseguran que no tienen apoyo del Gobierno.

Mientras tanto, en Honduras, el presidente Juan Orlando Hernández anunció el sábado pasado que creará un programa de asistencia a la caficultura de su país.

Hernández viajó a Suiza, donde se reunió con ejecutivos de la multinacional de alimentos Nestlé para promover el café hondureño. “Por eso decidí ir personalmente a visitar al comprador (de café) más grande del mundo, a reunirnos con el más alto liderazgo de la empresa Nestlé, a reunirnos con los expertos para construir un plan de emergencia para la caficultura hondureña”, resaltó. 

El bajo precio, el cambio climático y las enfermedades preocupan al sector cafetalero de Centroamérica. Archivo/END

Según la agencia de prensa EFE, el gobernante inició a finales de 2018 en las Naciones Unidas una campaña a favor de mejores precios para el café, principalmente el producido en países pobres como el suyo, donde la caficultura está a cargo de más de 100,000 pequeños productores que están sufriendo pérdidas millonarias.

el endeudamiento de los productores y la escasa mano de obra colocan en una encrucijada a la producción, de la que dependen más de 1.5 millones de familias en esta región.

En Nicaragua, según datos oficiales, existen alrededor de 45,000 caficultores. Estos tienen sembradas más de 200,000 manzanas y brindan empleo a unas 300,000 personas.

Según las cifras más recientes, dadas a conocer por el Gobierno, la producción asciende a más de tres millones de quintales del grano y las exportaciones generan más de US$400 millones.

Tema transversal

“El café es un tema transversal desde México hasta Perú, debe figurar como un ícono necesario en los Objetivos del Desarrollo Sostenible y con el apoyo del IICA podemos continuar por la ruta de la transformación, el bienestar y la sostenibilidad de la producción”, manifestó Chaves, del Icafe de Costa Rica.

El director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero, instó recientemente a buscar soluciones ante la caída de los precios internacionales del café, con el fin de evitar graves consecuencias sociales y económicas.

“La baja de los precios del café provoca negativas consecuencias económicas, sociales y productivas, particularmente en los países en los que es un cultivo relevante por su participación en las exportaciones y en la generación de empleos”, afirmó Otero.

El bajo precio, el cambio climático y las enfermedades preocupan al sector cafetalero de Centroamérica. Archivo/END

Datos divulgados por el IICA indican que en 2018 el precio promedio de una libra de café arábiga fue de 1.01 dólares (101 dólares por quintal) y en abril de 2019 cayó a 0.95 dólares (95 dólares por quintal), el promedio mensual más bajo desde julio de 2006.

Otero llamó a la cadena agroindustrial del café, el sector privado y los gobiernos, a comprometerse en la búsqueda de soluciones rápidas y de largo plazo. “Es urgente desarrollar políticas que mejoren el acceso a información, den acceso a insumos a precios competitivos, fomenten la renovación de las plantaciones con variedades más productivas, precoces y resistentes a enfermedades y plagas; estimulen el mercado local y den valor agregado basado en la calidad y diferenciación”, concluyó Otero. 

El director del IICA dijo en Twitter y en un comunicado que el sector del café “requiere mecanismos que promuevan un comercio más equitativo y garanticen la rentabilidad de la actividad”, especialmente en América Latina y el Caribe. 

Otero señaló que el sector requiere además elevar la rentabilidad de a partir de “un mayor ingreso para los productores y se acompañe de alternativas de diversificación productiva responsables que contribuyan a mitigar los impactos de la volatilidad de los precios”. ​