•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las zonas francas de Nicaragua perdieron 1,697 empleos, entre enero y febrero de este año, de acuerdo con cifras oficiales.

Según las estadísticas de zona franca industrial del Banco Central de Nicaragua (BCN), ese sector tenía 125,550 trabajadores en diciembre de 2018, pero cerró febrero pasado con 123,853 empleos.

Hasta diciembre último, los empleos del sector de zonas francas no habían sido afectados por la crisis y, por el contrario, venían experimentando un crecimiento hasta llegar a los mencionados 125,550 trabajadores.

Sin embargo, el director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), Dean García, confirmó que el cierre de una empresa en Masaya y la caída en la producción de ese sector sí han provocado despidos en los últimos meses.

13 empresas menos

Las estadísticas de zona franca industrial, que eran actualizadas hasta hace poco en el sitio web del Banco Central de Nicaragua, refieren que mientras en enero y febrero de 2018 había 200 empresas de ese sector, en enero y febrero de 2019 la cifra descendió a 187.

Las empresas de zonas francas llegaron a ser 204, para mayo y junio de 2018; pero luego bajaron a 192, entre julio y noviembre del mismo año.

Para diciembre de 2018 se sumaron dos compañías, pero volvieron a bajar, hasta llegar a 187 en enero y febrero de este año.

Hasta este 30 de mayo no se habían actualizado los datos de marzo y abril.

Hasta diciembre último, los empleos del sector de zonas francas no habían sido afectados por la crisis y, por el contrario, venían experimentando un crecimiento hasta llegar a los mencionados 125,550 trabajadores. Archivo/END

Dean García desconoce si ha habido cierre de empresas de zonas francas en los últimos meses.

Dijo que en el sector textil y confección, que él conoce porque es director ejecutivo de Anitec, hay tres empresas menos que habían cerrado desde el año pasado, pero hasta ahora se tramitó su salida del esquema del régimen de zonas francas.

García indicó que en una reunión reciente de la Comisión Nacional de Zonas Francas se dio de baja a varias empresas que desde hace varios años no estaban operando.

“Habría que revisar entre esas empresas cerradas cuáles son recientes y cuáles son de períodos anteriores. En el sector textil sí te puedo decir que eran tres empresas que habían cerrado desde hace rato de forma oficial”, aseveró el director de Anitec.

Una de las empresas que cerró tenía un contrato con la reconocida marca Adidas.

“Adidas se retiró desde hace más de un año. Lo que hace la comisión es que da un tiempo para ver si la empresa consigue otro cliente, pero en ese tiempo la empresa está cerrada. Cuando ve que fue imposible conseguir otro cliente, procede al cierre definitivo, o sea, darle de baja como razón social”, explicó el director ejecutivo de Anitec.

Lo que sí confirmó García fue que este año una empresa textilera ubicada en Masaya está en “proceso de cierre”.

Dijo que actualmente realizan auditorías, preparan cheques y liquidan al personal, entre otros procesos, pero que todavía tiene trabajadores activos.

Esa empresa que está en proceso de cierre dejará en el desempleo a unos 300 trabajadores, pero García explicó que otras personas han sido despedidas este año del sector, por baja en la producción.

Hasta diciembre último, los empleos del sector de zonas francas no habían sido afectados por la crisis y, por el contrario, venían experimentando un crecimiento hasta llegar a los mencionados 125,550 trabajadores. Archivo/END

No es la primera vez que el empresario afirma que las empresas textileras, el sector que él conoce, han perdido órdenes de trabajo de sus clientes en el exterior por la incertidumbre que ven en Nicaragua, provocada por la crisis política y socioeconómica.

“Las empresas han recurrido a cerrar ciertas líneas de producción. Si vemos las estadísticas, hay una reducción del volumen exportado. En el mes de marzo, este indicador se recuperó un poquito. En febrero, la caída fue de menos 7% y en marzo de menos 3%. Sigue siendo negativo, pero en menor medida”, aseveró el representante gremial.

García refirió que los ingresos generados por las exportaciones del sector textilero aumentaron un 7% en marzo, porque el precio promedio de los productos ha subido en Estados Unidos, que es su principal mercado.

Sin embargo, de acuerdo con el Banco Central, las exportaciones de zonas francas en general cayeron 6.6% en el acumulado de enero y febrero de este 2019.

En el primer bimestre de 2019, el valor de las exportaciones ascendió a US$440.2 millones, mientras que en el mismo lapso de tiempo de 2018 se habían generado US$471.3 millones.

En enero pasado se dio la mayor caída, de 10.2%, ya que las ventas de ese sector solo generaron US$221.5 millones, US$25.3 millones menos que en enero de 2018, cuando los ingresos fueron de US$246.7 millones.

Incertidumbre

García dijo que en este momento no se pueden hacer estimaciones de cuántos empleos se perderán este año en el sector de zonas francas.

“Todo va a depender de cómo evolucione el ambiente de negocios y la estabilidad económica y política de Nicaragua. El problema ahorita es la incertidumbre. Aunque hay cierta normalidad, afuera ven una incertidumbre, que no les da una visión clara de cómo va a terminar esto”, opinó Dean García.