• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las importaciones de búnker, para generar energía eléctrica en el país, registraron una caída de 33% entre enero y febrero de este año, según las estadísticas de importación de petróleo y sus derivados del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Mientras tanto, la producción de ese derivado del petróleo tuvo una merma de 27.1% en el mismo período.

Según las cifras oficiales, en los dos primeros meses de 2019 se invirtieron US$9.5 millones en la adquisición en el exterior de búnker para la generación de energía, 33% menos con relación a los mismos meses de 2018, cuando se invirtieron US$14.2 millones.

El principal proveedor de búnker las generadoras de energía eléctrica hasta antes de la reforma era la empresa Puma Energy Bahamas, la que realizaba importaciones de ese producto o lo fabricaba en su refinería de Managua. Archivo/END

Los US$9.5 millones se registraron sólo en febrero, ya que en enero de 2019 no apareció ningún dato.

En el primer bimestre de 2018, las importaciones de búnker costaron US$6.6 millones, en enero, y US$7.6 millones, en febrero.

Las estadísticas, que hasta este 1 de junio están al primer bimestre de 2019, no han sido actualizadas en los últimos meses.

En el 2018, las importaciones de búnker totalizaron US$76.7 millones, es decir que a febrero de este año solo se ha invertido un 12.4% del monto de todo el año pasado.

Descenso en la producción

Por el otro lado, la refinería en Nicaragua sólo produjo 181,600 barriles de búnker entre enero y febrero de este año, 67,500 barriles menos que los 249,100 producidos en el mismo período de 2018, de acuerdo con las estadísticas oficiales sobre producción de hidrocarburos, publicadas por el BCN.

Pero, si bien ese descenso en el primer bimestre representa una merma de 27.1% en la producción del principal hidrocarburo para generación de energía eléctrica en el país, solo en febrero la producción sufrió una caída de 76.6%, con respecto a igual mes de 2018.

En ese mes se dejaron de producir 82,582 barriles de búnker .

Las cifras oficiales refieren que en febrero de 2018 la producción de búnker ascendió a 107,873 barriles de bunker, pero en febrero de 2019 sólo se llegaron a producir 25,291 barriles.

Las estadísticas de producción y consumo de hidrocarburos, hasta este 1 de junio, no han sido actualizadas.

La experta en temas de energía, Patricia Rodríguez, explicó a este medio que la mayoría de energía térmica que se genera en el país utiliza búnker, y no tanto diésel. Archivo/END

Reforma con urgencia

Los diputados sandinistas de la Asamblea Nacional reformaron esta semana la Ley de Suministro de Hidrocarburos, a petición, con trámite de urgencia, del gobierno de Nicaragua.

El principal proveedor de búnker a las generadoras de energía eléctrica hasta antes de la reforma era la empresa Puma Energy Bahamas, la que realizaba importaciones de ese producto o lo fabricaba en su refinería de Managua, según la exposición de motivos de la ley de reforma enviada por el ejecutivo.

Pero a partir de esa reforma, la importación de búnker podrán hacerla “proveedores nacionales o internacionales que garanticen el suministro de los mismos en las mismas o mejores condiciones financieras y de calidad que las actualmente vigentes, a efectos de proteger la tarifa final de los consumidores”.

De acuerdo con la exposición de motivos, la empresa Puma Energy dejó de producir búnker en Nicaragua, desde febrero de este año, porque tuvo que hacer unos ajustes en la producción de diésel, con menor cantidad de azufre.

Unos días antes de que se presentara esa reforma, con trámite de urgencia, el presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua y empresario del sector energético, César Zamora, dijo a El Nuevo Diario que el búnker se está importando en su totalidad desde marzo último.

Zamora aseveró que en Nicaragua se consumen alrededor de tres millones de barriles de búnker al año. Indicó que antes se producían dos millones de barriles de búnker en el país y se importaba un millón, pero ahora “se está trayendo fundamentalmente de Ecuador”.

Según la exposición de motivos de la reforma de la Ley de Suministro de Hidrocarburos, la matriz de generación eléctrica del país está conformada por un 50% de generación térmica.

La experta en temas de energía, Patricia Rodríguez, explicó a este medio que la mayoría de energía térmica que se genera en el país utiliza búnker, y no tanto diésel. Rodríguez afirmó que no se explica por qué Puma Energy dejará de producir búnker para generar energía eléctrica.

La ley establece que el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) deberá aprobar los contratos de importación de ese producto, a efectos de su reconocimiento para transferir a tarifas de los clientes finales y, considerando costos internos y externos y los efectos de inflación nacional e internacional, que influyan en los mismos.

El texto de la ley dice que la programación de importaciones también será supervisada por el INE, en función de asegurar los niveles de inventarios y reservas nacionales que el marco normativo contempla.

El Gobierno de Nicaragua otorgó a Petronic, a través de esa reforma, la potestad de realizar las gestiones pertinentes y garantizar las reservas suficientes y permanentes de combustible para el funcionamiento adecuado de los servicios básicos a la población, como agua, energía eléctrica y transporte.

Según César Zamora, el año pasado Nicaragua todavía importaba búnker de Venezuela. Pero de acuerdo con el artículo “Nicaragua deja de comprar petróleo de Venezuela”, publicado por El Nuevo Diario, el pasado 22 de mayo, las importaciones de petróleo y derivados desde Venezuela este año están en cero.