•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Juana Álvarez paga 1,256 córdobas mensuales para mantener el seguro facultativo de su mamá. Vive y trabaja en otro país, por lo que el pago lo hace por medio de internet. Pero desde febrero último, luego de que entró en vigencia la reforma al Reglamento General de la Ley de Seguridad Social en Nicaragua, tuvo que comenzar a enviar 226 córdobas más, ya que antes la cotización le salía de 1,030 córdobas.

Álvarez no envía remesas a Nicaragua, porque está ahorrando parte del dinero que gana en el exterior, pero con el pago del seguro facultativo de su progenitora es puntual y no lo ha dejado de hacer, a pesar del incremento de casi el 22% en el pago. Sostiene que el principal motivo para mantenerlo es la atención médica que recibe la señora, de 57 años de edad, que incluye medicinas y exámenes.

El experto en seguridad social, Manuel Israel Ruiz, también le paga el seguro facultativo a un hermano, pero para él el incremento fue mayor. De 6,000 córdobas que pagaba antes pasó a 8,400 córdobas, al aplicarse la reforma, es decir un 40% más.

Edificio del Instituto Nicaragüense de Seguro Social. (INSS). Archivo/END

El seguro que paga Álvarez es el facultativo, en el régimen integral, pero con base en un salario menor de 10,000 córdobas. En tanto, Ruiz le paga a su hermano el seguro facultativo de invalidez, vejez y muerte (IVM), pero con base en un salario de 60,000 córdobas.

La reforma

Antes de la reforma al seguro social, que impuso el Gobierno en enero pasado, la cotización para la modalidad integral del seguro facultativo era de 18.25%, con respecto al salario reportado, pero esta subió cuatro puntos porcentuales, hasta llegar a los 22.25%.

Para el caso del seguro facultativo, en la modalidad de invalidez, vejez y muerte, antes la cotización era de 10%, pero subió al 14% al entrar en vigencia las reformas.

El experto en seguridad social, Ruiz, dice que diario recibe llamadas de personas que quieren dejar de pagar el seguro facultativo, por el aumento que se dio en la cotización y porque en las actuales condiciones económicas del país ya no les alcanza el dinero para mantenerlo.

De acuerdo con el Anuario Estadístico del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), en diciembre de 2018 solo quedaron 59,230 personas dentro del seguro facultativo, después que en diciembre de 2017 eran 155,134.

Es decir, que en 2018, 95,904 personas dejaron de pagar el seguro facultativo.

14 por ciento es la cotización para el régimen de IVM, pero este no incluye atención médica. Archivo/END

Para Ruiz, no hay duda que, debido a la crisis económica que vive Nicaragua, muchas personas se continúan saliendo del seguro facultativo, el cual considera tiene muchos beneficios.

El experto dijo que una de las principales recomendaciones que les hace a esas personas es que se cambien del régimen integral al régimen IVM, bajo el argumento de que en este momento no pueden seguir pagándolo. Sin embargo, Ruiz explicó que al estar en el régimen integral, el asegurado tiene derecho a atención médica, pero al cambiarse, la pierde.

Los regímenes del seguro facultativo

Existen tres sistemas en que las personas se pueden afiliar al seguro facultativo, pero los más conocidos son el régimen integral y el de IVM.

El experto Manuel Israel Ruiz explicó que el régimen integral es el más amplio porque incluye enfermedad y maternidad más invalidez, vejez y muerte. “Ahí usted paga una cotización de 22.25% y tiene derecho a asistencia médica, medicamentos, cirugías y también va acumulando semanas para pensión de vejez, invalidez o en caso de muerte para la pensión de los beneficiarios”, señaló Ruiz.

En el segundo sistema, el de IVM, en vez de 22.25% solo se paga 14%, pero se pierde el derecho de atención médica, conservando los demás como si estuviera en el régimen integral, señaló el experto. “Esto sirve para tener en el futuro una pensión de vejez, de invalidez o la esposa, una pensión de viudez”, indicó.

La tercera opción es el seguro de enfermedad y maternidad, por el cual solo se paga 8.25%, pero el experto dijo que a este último el INSS no lo promueve ni lo estimula y más bien le pone las cosas difíciles a las personas que lo quieren tomar.

“Este tipo de seguro está vigente, pero su aplicación no está siendo efectiva”, aseveró Ruiz.

Aunque una de las recomendaciones del experto es cambiarse de sistema para no salirse completamente del facultativo, advirtió que si la persona está enferma debe hacer todo el esfuerzo posible por mantenerse en el régimen integral y si es una persona a la que le acaban de detectar cáncer con mucha más razón, para que pueda recibir el tratamiento oncológico necesario.

22.25 por ciento es la cotización del seguro facultativo en el régimen integral, a partir de la reforma hecha en enero al seguro social. Archivo/END

“Esa persona debe hacer de tripa corazones, pero no dejar de pagar, porque al mantenerse en ese régimen goza de los beneficios del programa oncológico y la pueden mandar a atender a Colombia o a El Salvador y todas esas cosas hay que tomarlas en consideración”, explicó Ruiz.

Según el Anuario Estadístico del INSS, 140 personas con seguro facultativo ingresaron al Programa de Atención Integral Oncológica en el 2018. De ellas, 100 eran mujeres y 40 varones.

Según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), en el 2019 se podrían perder unos 143,000 cotizantes, entre los que estarían miles que pagan el seguro facultativo.