•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Durante casi 14 años, la microfinanciera ProMujer atendió a cientos de sus clientes, principalmente mujeres, en su sucursal de Estelí, pero este jueves comunicó que el próximo 30 de junio cerrará esa sucursal debido a la crisis sociopolítica y económica que atraviesa Nicaragua.

ProMujer no ha sido la única microfinanciera que toma la decisión de cerrar sucursales debido a la crisis. Esta semana, la financiera Finca también anunció públicamente la clausura de varias de sus sucursales.

Verónica Herrera, presidenta de la Cámara de Microfinanzas (Asomif), manifestó que “las esencia de los cierres de sucursales de estas organizaciones es la búsqueda de reducción de gastos”.

Verónica Herrera, presidenta de Asomif, anunció el cierre de sucursales de microfinancieras. Archivo/END

“Las organizaciones de microfinanzas buscamos la sostenibilidad en el tiempo, y eso pasa por un estricto control de los gastos para ser sostenibles y rentables. Las sucursales que se han venido cerrando de parte de algunas organizaciones han sido las más pequeñas, cuyas carteras no son tan grandes, de manera que se cuida también cómo no impactar el servicio al cliente”, aseveró Herrera.

Sin embargo, según Herrera el sector aún está sólido y como prueba dijo que, si bien están haciendo ajustes, ninguna ha tenido que entrar en un proceso de cierre de operaciones. Además, considera que esas medidas son temporales y confía en que el sector de microfinanzas se recuperará cuando termine la crisis en el país.

ProMujer manifestó que su sucursal de Estelí era la más pequeña que tenía en Nicaragua. La microfinanciera aseveró que en 2019 seguirá atendiendo a miles de mujeres y hombres en León, Chinandega, Managua, Masaya, Carazo, Matagalpa y Jinotega. Pero que tomó la decisión de cerrar su punto de servicio más pequeño, el de Estelí, como medida para mitigar el impacto de la crisis.

Gloria Ruiz, directora de ProMujer en Nicaragua, dijo que parte del equipo de esa sucursal se mantendrá en la zona para atender necesidades puntuales y recuperar la cartera de crédito que tiene pendiente.

Desde que inició la crisis en Nicaragua, las microfinancieras han perdido más de 1,000 empleos, de acuerdo con Asomif. Archivo/ENDPor su parte, la financiera Finca informó de sobre la reorganización de sus sucursales en Nicaragua en seis puntos estratégicos. Pero según la agencia de prensa EFE, antes de que estallara la crisis la financiera contaba con 15 sucursales en diferentes puntos de Nicaragua.

Herrera dijo que las microfinancieras han perdido clientes y que los clientes que se mantienen están demandando menos volumen de crédito.

ESTRATEGIAS

Ante la situación que están enfrentando las microfinancieras del país, Herrera señaló que están trabajando en estrategias conjuntas para mantenerse en el mercado y no afectar mucho a sus clientes.

“Les estamos informando, como primer punto, a los clientes dónde pueden seguir siendo atendidos por esas (mismas) organizaciones”, explicó la presidenta de Asomif.

Por ejemplo, ProMujer aseveró en su comunicación que tiene una nueva aplicación para el seguimiento de sus créditos y un centro de digitación para procesar los créditos con rapidez, entre otros beneficios.

Finca señaló en una nota de prensa que el “cambio estratégico de cobertura, tiene como finalidad garantizarle a la financiera una presencia sostenible y a largo plazo en el país, y a la vez fortalecer la experiencia del cliente con la apertura de nuevos canales de servicios de pago y herramientas digitales, que permitirán continuar atendiendo las necesidades de los micros, pequeños y medianos empresarios”.

La presidenta de Asomif contó que las microfinancieras también llegaron a un acuerdo de apoyarse entre ellas mismas ante el cierre de sucursales.

Desde que inició la crisis en Nicaragua, las microfinancieras han perdido más de 1,000 empleos, de acuerdo con Herrera.