• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El asesor presidencial para asuntos económicos y financieros, Bayardo Arce, se reunió el miércoles con el Jefe de Gabinete del presidente mexicano Andes Lopez Obrador, y el jueves con el empresario mexicano Carlos Slim, uno de los principales inversionistas en Nicaragua, con el fin de buscar cooperacion e inversiones.

Sin embargo, el presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), el economista Mario Arana, opinó que las gestiones que hacen funcionarios del gobierno en el exterior para atraer inversiones, “son infructuosas en estos momentos de crisis”.

Una nota de prensa de la oficina de Arce, indica que “en el encuentro amistoso sostuvieron un intercambio sobre las situaciones de México y Nicaragua”, y Slim expresó que sus inversiones en este país centroamericano se mantienen, pero su principal empresa en Nicaragua, Claro, no ha anunciado nuevas inversiones significativas desde antes que iniciará la crisis sociopolítica en abril del año pasado.

Mario Arana, presidente de Amcham / Archivo Arana dijo a El Nuevo Diario que en este momento de crisis social, política y económica en el país “tenemos que ser coherentes, en las decisiones de atraer inversión tiene que haber coherencia; yo que hablo con inversionistas y asesoro inversionistas sé que éstos tienen detenidas sus decisiones de invertir en Nicaragua, porque quieren ver qué va a pasar con la Nica Act (Ley de EEUU), quieren ver qué va a pasar con la negociación y la crisis política, y no van a tomar ninguna decisión hasta que las cosas estén claras”.

“La incertidumbre es a lo que los inversionistas más rehúyen”, afirmó Arana. “Hay que ser realista, dar un golpe de timón, resolver la crisis política y dejar claro cuál es el plan para sacar a Nicaragua de la crisis”.

Hace semanas, una delegación del gobierno compuesta por el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta y el ministro de Transporte e Infraestructura, Óscar Mojica, participó en dos foros que se desarrollaron en la ciudad de Macao, China.

El presidente de AmCham dijo que ese tipo de eventos son espacios para impulsar el comercio y la inversión, pero al final habrá que ver si se puede convencer a los inversionistas de venir a Nicaragua. “China funciona también como un país capitalista y todo inversionista lo que busca es cómo recuperar su dinero”, comentó.

Arana insistió en que la solución de fondo de la crisis nicaragüense es la solución política, y para llegar a ella se deben hacer las reformas electorales profundas que se han planteado y las elecciones anticipadas. “En este momento, ya Ortega no puede recuperar la gobernabilidad ni la economía”, aseguró.