• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) afirmaron este jueves que la recesión económica de Nicaragua se está profundizando y el país está a las puertas de una depresión económica.

Funides explicó que usualmente ocurre una depresión tras dos años de continuo decrecimiento económico del país y una contracción económica acumulada de al menos un 10% en esos dos años.

Señaló que en 2018 se dio una contracción de 3.8% en la economía, y se espera una caída mayor este año, según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de Funides.

“Podríamos ya estar muy cerca del 10% y hay que recordar que The Economist Intelligence Unit ya dio proyecciones para el 2020 y está estimando una caída de 2% para ese año. Es decir, ya serían tres años de caídas de la economía nicaragüense”, aseveró un economista de Funides.

END

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, afirmó que hay una amenaza de tener una depresión económica. “Si no hay respuestas, si no hay cambios, ya no va a ser una situación (de crisis económica) de corto plazo, sino que se va a convertir en una situación donde vamos a tener prácticamente niveles de caída que nos lleven a otro escenario muy negativo”, advirtió.

Monitoreo de economía

El Cosep y Funides presentaron este jueves el sexto reporte del Monitoreo de las Actividades Económicas de Nicaragua (MAEN), para el cual se encuestó a 42 “empresas claves”, de 26 actividades económicas formales.

Estas organizaciones consideran que después de 14 meses de crisis sociopolítica, la contracción en la actividad económica continúa profundizándose y prevalece la incertidumbre y la desconfianza en los consumidores e inversionistas.

Según el Banco Central de Nicaragua (BCN), el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) se contrajo en 6.4% en febrero de este año, en comparación con el mismo mes de 2018.

Funides explicó que usualmente ocurre una depresión tras dos años de continuo decrecimiento económico del país. Archivo/END

“De acuerdo con las estadísticas oficiales, la economía se está contrayendo a una velocidad, pero un índice real que ha elaborado el Banco Central, como parte de su desglose del IMAE completo, muestra que los impuestos están cayendo a una velocidad mucho mayor de lo que está cayendo la economía, sin impuestos. La única manera de que esto ocurra es que haya una informalidad creciente en el país”, explicó Funides.

El Cosep y Funides señalaron que el IMAE del país ha sido negativo durante 10 meses seguidos, como indican los propios datos oficiales.

Informalidad

La organización empresarial y el centro de pensamiento alertaron que los datos oficiales también están reflejando un aumento de la informalidad en el país.

El IMAE, sin incluir impuestos, registró una caída de 5.3% en enero y 6.4% en febrero de este año, pero el índice del impuesto tuvo descensos de 10.1% y 18.5% en los mismos meses. Funides refirió que desde junio de 2018 se viene presentando esa tendencia.

El Anuario Estadístico del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) reveló que de mayo a diciembre de 2018 se retiraron 4,814 empleadores del seguro social. Asimismo, el año pasado el INSS perdió 157,923 asegurados.

Aguerri se mostró preocupado por ese incremento en la informalidad, porque si no se arregla se convierte en una afectación muy negativa para la competitividad, la productividad y la generación de tributos en el país.

Sectores productivos

El Cosep y Funides indicaron, en una nota de prensa posterior a la presentación del monitoreo, que la caída en la actividad económica del país, desde que inició la crisis sociopolítica en abril de 2018, provocó un deterioro de las finanzas públicas, y esto hizo que la Asamblea Nacional, por iniciativa del Gobierno, aprobara la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, “lo cual está debilitando aún más a la economía y dificultará la recuperación de la crisis, aumentando también la incertidumbre en este nuevo contexto”.

El estudio refiere que el año pasado, los problemas en las ventas y la producción de las empresas se asociaban principalmente a la contracción en la demanda interna y, en menor medida, a la falta de financiamiento, pero en el 2019 se han adicionado otros problemas, como el incremento de los costos de operación, la falta de liquidez, la reducción de contratos con el exterior, la necesidad de realizar despidos, el potencial cierre de empresas, el incremento en los impuestos y la pérdida de poder adquisitivo por parte de los consumidores.

El Cosep y Funides presentaron este jueves el sexto reporte del Monitoreo de las Actividades Económicas de Nicaragua. Archivo/END

Según el monitoreo del Cosep y Funides, en el período enero-abril de 2019 las exportaciones de la industria pesquera, madera y sus productos de los reforestadores y café cayeron entre 15% y 20%.

Las ventas de café descendieron en 20%, afectadas principalmente por la caída del precio internacional de ese producto. En tanto, la industria pesquera y los reforestadores registraron caídas de 9% y 14%, respectivamente en sus volúmenes exportados.

Según el reporte, el producto de exportación que más se destaca este año, de los sectores encuestados, es el de palma africana. Sus ventas han registrado un crecimiento de 24%, tanto en volumen, como en valor.

En cuanto a los sectores de consumo interno, el turismo ha sido el más afectado, en el periodo enero-abril de este año.

José Adán Aguerri, presidente del Cosep. Archivo/END

Las ventas de las turoperadoras reflejan una caída de 75%; las de hoteles grandes, de 43%; y las de los restaurantes, de 40%.

Para los próximos meses, las expectativas de algunos sectores que trabajan en productos y servicios de consumo interno son bastante negativos, como el caso de los turoperadores, que esperan un decrecimiento en sus ventas de 95%; los panificadores, de 45% y los formuladores y distribuidores de agroquímicos, de 20%.

El presidente del Cosep dijo que en la crisis económica que vive Nicaragua hay una combinación de problemas. “Estamos viendo que no es únicamente, en el caso de la economía nicaragüense, el tema de lo que la crisis está provocando, sino que también estamos viendo cómo se combina con problemas externos. Tenemos el tema de los precios, en el caso particular del café, cómo está haciendo que se convierta en una actividad no rentable y también podemos agregarle los problemas climáticos y del medioambiente”, explicó Aguerri.