• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

De los 26 sectores económicos encuestados para el sexto reporte del Monitoreo de las Actividades Económicas de Nicaragua (MAEN), 25 indicaron que sus costos de producción se incrementaron por consecuencia de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que entró en vigencia el pasado 28 de febrero y cumplió tres meses a finales de mayo.

Según el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), que presentaron este jueves el MAEN, la caída en la actividad económica del país, desde que inició la crisis sociopolítica, en abril de 2018, deterioró las finanzas públicas y obligó a aprobar la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que está debilitando más al sector privado y dificultará la recuperación de la economía.

De los sectores de exportación analizados, el de los reforestadores, la industria pesquera, productores de leche, palma africana y café tuvieron un incremento en sus costos de entre 10% y 20%.

END

Los productores de leche y de café sufrieron un incremento de 19% y 20%, respectivamente, en los costos de producción, debido a la reforma.

De los sectores de consumo interno, el rango de aumento de costos va de 1% a 21%, siendo el menos afectado el de las pymes de textil y confección y el más afectado el de bebidas alcohólicas.

Funides precisó que el aumento de costo en esos sectores fue de 10% en promedio.

Traslado a consumidores

De esos 26 sectores económicos, solo 12 señalaron que han trasladado el incremento causado por la reforma a los precios al consumidor. Esos son principalmente los de consumo interno.

“Para los sectores que son dedicados a exportación, los precios son establecidos por el mercado y no hay muchas posibilidades de hacer ajustes”, explicó un economista de Funides.

De los de consumo interno, el que más trasladó su incremento de costos al precio al consumidor fue el de panificación, 36%.

Los sectores de textil y confección, bebidas alcohólicas y formuladores y distribuidores de agroquímicos aumentaron entre 22% y 23% sus precios al consumidor.

Como respuesta a la reforma, los sectores monitoreados indican que las principales estrategias y medidas a tomar incluyen despidos adicionales, la búsqueda de reducción de costos y en general de la estructura productiva, traslado parcial de costos a precios, compra de materias primas a precios más bajos y cambios en el modelo de negocios.

“Todo lo anterior sugiere que la reforma tributaria está actuando como un obstáculo a las actividades económicas, frenando cualquier intento de dinamismo económico, profundizando la crisis y permitiendo que esta se contraiga aún más que el -3.8% registrado en 2018. Es decir, las medidas tomadas por el Gobierno son contrarias a lo que debería de hacerse durante una recesión, con lo que se está provocando mayor pérdida de empleo, cierres de empresas y sucursales y más pobreza”, informaron el Cosep y Funides en una nota de prensa.

Las empresas señalaron que el principal cambio en la Ley de Concertación tributaria que les está afectando es el de la alícuota del pago mínimo definitivo, seguido por las modificaciones en las exenciones del IVA y la variación en el impuesto selectivo de consumo.