•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el trimestre mayo-julio de este año, las turoperadoras del país tendrán una disminución en las ventas cercana al 95%, estima el sexto reporte de Monitoreo de Actividades Económicas de Nicaragua (MAEN), realizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Claudia Aguirre, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Turismo Receptivo (Antur), dijo que este 2019 está resultando un año “difícil”, ya que la crisis iniciada en abril del año pasado está pasando factura a las actividades actuales y la perspectiva es sombría para los próximos meses.

Aguirre confirmó que las turoperadoras del país están severamente afectadas, al grado que operan con el mínimo de personal y desde el año pasado las agencias mayoristas de viajes han venido eliminando a Nicaragua de su portafolio de destinos, debido a la inseguridad que se vive en el país.

El análisis de Funides señala que, en los primeros 4 meses de este año, la producción y comercialización de bienes y servicios a nivel local continúan siendo las más afectadas por la crisis sociopolítica.

a organización empresarial estima que este año solo llegarán al país alrededor de 900,000 turistas extranjeros. Archivo/END

“Estamos con turoperaciones de niveles muy bajos, si bien hay algunas alertas de viajes que han sido suspendidas, las agencias mayoristas, por la seguridad turística y ciudadana toman sus previsiones, y si el año pasado Nicaragua fue retirada de catálogos de viaje, será hasta este año que ellos valoren reincorporarnos para las temporadas del 2020”, argumentó Aguirre.

Operan con poco personal

Según cifras del Instituto Nicaragüense de Turismo, hasta el año 2017 en el país estaban registradas 188 operadores de viajes y aunque Aguirre no pudo precisar datos sobre la cantidad actual, sí dijo que las que están operando lo hacen en su mínima expresión.

Aseveró que las empresas que están trabajando son atendidas directamente por sus gerentes-propietarios y a lo máximo por uno o dos empleados.

“Si hay algo que atender, se hace por correo, pero que se estén recibiendo visitantes de otras nacionalidades, eso es a la mínima expresión. Le hablo de bajísimos porcentajes”, manifestó Aguirre.

END

La fuente agregó que a nivel internacional los destinos del país que mayor interés despertaban eran las ciudades coloniales, pero también habían empezado a posicionarte como destino la zona norte de Nicaragua y el llamado triángulo del sur (departamento de Río San Juan, Rivas y parte del Caribe).

Diversos sitios web de turoperadoras establecen en aproximadamente US$25 por persona el precio básico para visitar por un día la ciudad de Granada, y en dependencia de las actividades que se quieran desarrollar, el precio puede aproximarse a los US$100.

Mientras que ir por un par de días hacia el Cañón de Somoto y zonas rurales cercanas puede oscilar en US$30 por persona. Aguirre agregó que entre julio y agosto eran los meses en los que solían ingresar turistas provenientes del mercado europeo, sin embargo, saber si será igual este año, es hoy una incógnita.

Hoteles

El monitoreo de las actividades económicas de Funides señala que los grandes hoteles del país consideran que entre mayo y julio de este año la caída en las ventas oscilará en 16%.

Al respecto, Carlos Shütze, representante de las agencias de viajes y vicepresidente de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), comentó que el sector turismo ha sido uno de los más afectados por la crisis.

Al país están viajando también no solo menos turistas, sino también menos ejecutivos de empresas transnacionales y las agencias de viajes han también experimentado una disminución en sus ventas.

END

“Hay mucho menos turismo de negocios, ya los ejecutivos de empresas por el tema de seguridad o porque les han indicado en los países correspondientes, en donde están las casas matrices les han indicado que no vengan a Nicaragua por eso las visitas son más distanciadas”, valora Shütze.

Funides señala que el hecho de la reforma tributaria, aprobada por el Gobierno en febrero pasado indica que las turoperadoras y hoteles grandes trasladarán ese impacto en los precios finales al consumidor.

Canatur considera que el turismo en Nicaragua ha retrocedido 6 años, llegando al nivel que tenía en 2013.

La organización empresarial estima que este año solo llegarán al país alrededor de 900,000 turistas extranjeros y los ingresos disminuirán hasta US$390 millones. Antes de la crisis sociopolítica, en 2017, Nicaragua recibió 1.8 millones de turistas y los ingresos sumaron US$840 millones.