•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 La producción de café en Nicaragua podría disminuir hasta un 30% en el ciclo 2019-2020, como consecuencia de los altos costos de producción que enfrentan los cafetaleros por los efectos negativos de la reforma tributaria. 

La reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que entró en vigencia el pasado 28 de febrero, mantiene “paralizados” casi en su totalidad a los productores, afirmó Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN).

En el caso del café, los insumos que los productores aplican a la planta durante las actividades culturales se encarecieron hasta un 30% con la aprobación de la reforma fiscal, estima la representante del sector.

Esos costos operativos, que en este momento no pueden asumir los productores por la falta de financiamiento, tienen al 80% de las fincas cafetaleras del país “cerradas”, porque no están realizando las “aplicaciones” que se hacen de previo al nuevo ciclo que en Nicaragua comienza cada 1 de octubre, agregó Sevilla.

END

Las labores culturales son aquellas actividades de mantenimiento y cuidado de la planta.

“Si nosotros no alimentamos nuestras plantas, posiblemente en el (ciclo) 2019-2020 la producción se nos disminuya un 20% o 30% (…). La reforma nos vino a mover todo el piso, nos está incrementando los costos en toda la cadena de producción”, afirmó la presidenta de ANCN.

Esas aplicaciones de insumos agrícolas los productores deben realizarlas  por lo menos tres veces al año, pero es un costo que no pueden asumir los cafetaleros”, dijo Sevilla.

De no revertirse la situación, el mayor impacto estaría viéndose en los próximos dos ciclos; es decir, para el ciclo 2021-2022 “no habrá en Nicaragua cultivo de café”, sostuvo Sevilla. 

“Con 2 años que nosotros dejemos de asistir a nuestras plantaciones como se debe, una planta de café se te pierde”, agregó.

La recuperación que muestra el precio a nivel internacional;  sin embargo, crea bastante incertidumbre, señalan los caficultores.  Archivo/END

Sentido por todos 

El VI Monitoreo de las Actividades Económicas elaborado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), refleja que los costos operativos y de producción agrícola, debido a la reforma tributaria, se incrementaron un 20% en el sector cafetalero.

Ronaldo Fonseca, productor cafetalero de El Tuma-La Dalia en Matagalpa, agregó que la actividad de producción de café “es bien delicado” y prácticamente depende de las labores culturales que se hacen a partir del mes de marzo. 

Al no estar realizan estas labores cree que la producción del próximo ciclo podrían ser “catastróficas”.

Fonseca cree que los insumos agrícolas que utilizan para alimentar las plantaciones pudieron haber incrementado 40% o más. 

“Para darte un ejemplo, un quintal de urea costaba C$500 ahorita cuesta C$900, realmente está complicada la situación cafetalera, porque estamos sin plata y con los insumos con un 40% más en todo, hay cero financiamiento”, señaló este caficultor. 

En mayo pasado, el vicepresidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos, Mario Hanon, indicó que abril fue el peor mes de ventas del año para los agroquímicos a consecuencia de la reforma.

Las labores culturales son aquellas actividades de mantenimiento y cuidado de la planta. Archivo/END

La reforma tributaria provocó un incremento promedio en el precio equivalente al 18%, en el caso de los fertilizantes granulados,  y 30% para los agroquímicos.

Otros factores 

El precio del café y la incertidumbre que vive el país a consecuencia de la crisis sociopolítica que se atraviesa desde abril de 2018 son otros factores que crean inestabilidad en el sector. 

“Hay un fuerte impacto en el sector cafetalero y eso es bien peligroso (…). Hay un SOS para nosotros, lo que pasa es que hay un tema político y eso está por encima de todo a quién vamos a recurrir”, agregó Sevilla.

El precio del grano de oro a nivel internacional se cotizó en US$103.75 por quintal, US$3.47 más que el viernes de la semana pasada cuando la bolsa cerró en US$100.28 y US$17.1 más que el precio más bajo reportado en mayo que fue de US$86.65 por quintal.

La reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que entró en vigencia el pasado 28 de febrero, mantiene “paralizados” casi en su totalidad a los productores. Archivo/END

La recuperación que muestra el precio a nivel internacional;  sin embargo, crea bastante incertidumbre, señalan los caficultores. 

“Parece que nos vino la racha de la mala suerte, además de incrementar los costos de los insumos, del beneficiado, el combustible nunca ha estado tan alto como ahora y eso es parte de los costos (…). Está difícil la situación cafetalera”, puntualizó Fonseca.

Otra situación complicada que enfrentan los caficultores es el tema relacionado al uso del beneficio donde se logra la transformación del café y los costos de producción son otros aspectos que incrementan los costos a lo largo de la cadena de producción.