•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Una forma de medir el estado del sector agrícola de un país es a través de las ventas de fertilizantes y agroquímicos, dice el vicepresidente de la Asociación de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda), Mario Hanon.

Pero en Nicaragua, entre el primer semestre de 2018 y el de 2019, se han dejado de vender alrededor de 20,000 toneladas de fertilizantes, según Hanon.

En el primer semestre del 2017, los distribuidores de agroquímicos vendieron 110,000 toneladas de fertilizantes.

Sin embargo, en los primeros seis meses de 2018 las ventas de ese producto registraron una disminución de 6,000 toneladas, descendiendo a 104,000 toneladas, aseveró el empresario de ese sector.

Mario Hanon, vicepresidente de Anifoda. Jorge Ortega/END.

Hanon manifestó que esa disminución en las ventas de fertilizantes se debió estrictamente a la crisis sociopolítica de Nicaragua, que inició el 18 de abril de 2018.

El conflicto, que se dio por unas reformas al seguro social, pero luego se extendió por la represión gubernamental, inició justo cuando se aproximaba la entrada del ciclo agrícola 2018-2019.

Posteriormente, entre enero y junio de 2019, las ventas de fertilizantes descendieron a 90,000 toneladas, es decir 14,000 menos que en el 2018 y 20,000 menos con respecto a 2017, que es el año base para medir el pulso de la economía, porque no había crisis.

Hanon refirió que en el primer semestre de 2019 la caída de las ventas de fertilizantes la provocó la reforma a la Ley de Concertación Tributaria.

“En el primer semestre del 2019, versus el primer semestre de 2017 y el de 2018, la reforma tributaria ha golpeado más a la agricultura que la crisis sociopolítica de Nicaragua. La reforma tributaria está ahorcando más a la agricultura, que la crisis”, expresó el vicepresidente de Anifoda.El café, uno de los cultivos que más demanda fertilizantes, es uno de los más afectados en Nicaragua. Archivos/END

Según el plan oficial de producción, consumo y comercio, en el presente ciclo agrícola se sembrarán 1.5 millones de manzanas de tierra con todos los cultivos.

Estos son granos básicos, productos de agroexportación, hortalizas, entre otros.

Pero ese plan ha sido cuestionado por los productores, organizados en la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), quienes consideran que no se ajusta a la realidad.

Por ejemplo, Upanic considera que las áreas de siembra de maní en Nicaragua se reducirán hasta las 50,000 manzanas, pero el Gobierno estableció en el plan oficial que se sembrarán 68,000 manzanas.

La organización de productores reúne a los principales agricultores de ese cultivo, quienes aseveran que han sido golpeados por la reforma fiscal.

Según Hanon, el cultivo más afectado por esa caída de las ventas de fertilizantes podría ser el café, el principal producto de exportación de Nicaragua.

“En el café, la reforma tributaria es como pegarle un golpe a un enfermo. El cultivo ya estaba golpeado y la reforma lo vino a rematar. El otro factor fuertísimo, de mucho peso, fue la caída de los precios internacionales. Ahora la contracción en la actividad cafetalera es fuertísima. El cultivo no va a desaparecer, pero va a quedar severamente mermado. Se cree que en la próxima cosecha habrá una merma de entre 600,000 y 700,000 quintales (de más de tres millones de quintales)”, explicó Hanon.

Importaciones de agroquímicos caen 30%

Por otra parte, el vicepresidente de Anifoda dijo que la inversión en las importaciones de agroquímicos cayó en 30% en el primer semestre del año.En el primer semestre de 2018, se dejaron de vender 6,000 toneladas de fertilizantes en Nicaragua. Archivos/END“En nuestra industria, los fertilizantes representan la alimentación de las plantas. Es la nutrición. Y agroquímicos le llamamos a los productos que sirven como medicina, para curar las plantas. Son de uso muy diferentes. Entonces, los agroquímicos (cuyas importaciones descendieron) son herbicidas, insecticidas, fungicidas y bactericidas”, explicó el empresario.

El vicepresidente de Anifoda señaló que la reforma tributaria, aprobada a finales de febrero de este año en Nicaragua, está afectado a la agricultura de dos maneras.

Por un lado, provocará una baja en la productividad, por el menor uso de fertilizantes; y por el otro, los productores dejarán de cultivar una parte de sus tierras, como el caso del maní.

La reforma fiscal eliminó la exención del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de los insumos agrícolas.

Asimismo, según Anifoda, impuso a los agroquímicos, específicamente, el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) y el Derecho Arancelario a la Importación (DAI).

La ley estipula la posibilidad de la exoneración del IVA para los insumos que antes estaban exentos, pero los distribuidores denunciaron en marzo pasado que los avales para acceder a ese beneficio han sido 0denegados.

Actualmente, la reforma tributaria está en un proceso de evaluación, al cual no invitaron al sector privado nacional.