•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La inversión en las importaciones de bienes de capital para la agricultura, particularmente en la adquisición de maquinaria y herramientas agrícolas, tuvo una contracción de 72% en términos de valor entre enero y abril de este año, según el Banco Central de Nicaragua (BCN).

En los primeros cuatro meses de este año Nicaragua apenas invirtió US$6 millones en la compra de máquinas y herramientas agrícolas, en contraste con los US$21.2 millones que ya se habían invertido el año pasado en este mismo periodo, según reflejan las estadísticas del BCN.

Desde el 2017, el último año bueno de referencia para las diferentes actividades económicas del país, Nicaragua redujo sus inversiones en la adquisición de bienes de este tipo para el sector agrícola.

El país pasó de invertir US$57.7 millones en el 2017 en la compra de máquinas y herramientas agrícolas a US$52.8 millones en 2018, lo que representó en ese periodo una disminución de 8.49%, según datos estadísticos del BCN.

La compra de tractores o cabezales de carretera para semirremolques, por ejemplo, tuvo una drástica caída entre enero y abril de este año, según el BCN.

En ese período únicamente se habían invertido US$24,500 para la adquisición de este tipo de bienes.

El año pasado las importaciones de este tipo de maquinaria alcanzaba US$1.7millones, lo que evidencia una contracción interanual de 16.1%.

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) dijoque las menores compras representan un “retroceso” en la actividad agrícola del país.

“Si se está cayendo un 72%, estás hablando que estás retrocediendo hasta 10 o 15 años”, aseveró Healy.

La reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que entró en vigencia a partir del 28 de febrero, eliminó las exoneraciones y exenciones y representó un duro golpe para las empresas importadoras de maquinarias agrícolas, recordó Healy.

“El problema son las reformas tributarias, al imponerle impuesto a todos estos productos, el productor va a reparar sus viejas maquinarias y no va a traer (importar) nuevas maquinarias”, manifestó Healy.

En términos generales, la disminución en las importaciones de bienes de capital se debió a las menores compras de bienes para la agricultura, que tuvieron una baja de 67.6% en abril, refiere el más reciente informe de Comercio Exterior.

REPARAR MAQUINARIA

Mario Amador, gerente general del Comité Nicaragüense de Productores de Azúcar (CNPA) afirmó que debido a la difícil situación económica de las empresas a causa de la Reforma Tributaria, los productores recurren a reparar la vieja maquinaria en virtud de hacer nuevas adquisiciones.

“Se están retrasando un poco las inversiones en equipos para ver si se logra concretar el tema de las reformas, es decir en vez de depreciar un tractor a cinco años, lo vas a depreciar a seis años y cambiar cada seis años (…) Son situaciones de mercado. A veces podés cambiar equipos y a veces no cambiás”, sostuvo Amador.

En el caso del maní, uno de los rubros de exportación de Nicaragua, a pesar de que las labores en el campo son altamente mecanizadas, la reducción en las importaciones no causarán mayor impacto en el corto tiempo, afirmó el productor Mauricio Zacarías.

“En Nicaragua se siembran entre 60 y 65 mil manzanas de maní en todo el país, en todo eso existe una maquinaria adecuada o especial para hacerle frente a la cosecha, no podríamos hablar que en el caso del maní están dejando de importar equipos agrícolas, porque ya existen dentro del país”, señaló Zacarías.

En el mediano o largo plazo, sin embargo, de no mejorarse la situación del país o se reviertan las reformas fiscales, las menores compras de bienes para el sector agrícola podrían impactar de manera directa al sector.

“En el corto plazo no puede haber afectaciones porque los productores de maní tienen su parque de maquinarias establecido (…) A mediano y largo plazo, si la situación continúa de esta manera, sí va a afectar porque la maquinaria sufre su deterioro y hay que reemplazarla”, afirmó Salvador Baca, presidente de la Asociación de Agricultores de Chinandega (Adach).

“Esto ha venido a crear cuellos de botella porque el sector productivo está perdiendo, se le han elevado los costos de producción (…) Y se le dijo públicamente al Gobierno que esas reformas no iban a ser viables (…) La mejor manera de que podamos salir medio adelante es que se revierta esa reforma tributaria”, añadió el presidente de Upanic.

Un estudio presentado a finales del año pasado por  el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), denominado “La Agricultura como Motor de Desarrollo en América Latina: Retos y Propuestas”, reveló que Nicaragua es el país de Centroamérica con menos cambios tecnológicos en la agricultura.