• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El grupo de los 23 productos que integran la división de alimentos de la canasta básica en Nicaragua experimentó un ajuste de C$554.41 entre enero y junio, lo que genera un impacto negativo en los hogares nicaragüenses, afirman economistas.

Para una persona que trabaja en el sector de la electricidad, agua, comercio, restaurantes, hoteles, transporte, almacenamiento o comunicaciones, cuyo salario mínimo es de C$7,660.52, el ajuste en los precios de los productos que integran este grupo de la canasta básica, por ejemplo, es importante.

Los productos de la sección de alimentos para esta persona incrementaron C$299.11.

Productos como el frijol, la posta de cerdo, los huevos, el pan, el pinolillo, la cebolla, las papas, el ayote y las chiltomas, son algunos de los que aumentaron de precio en junio.

El grupo de los 23 productos que integran la división de alimentos de la canasta básica en Nicaragua experimentó un ajuste de C$554.41 entre enero y junio. Archivo/END

Para el economista Mario Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), la reforma tributaria que entró en vigencia el pasado 28 de febrero causó su efecto en los precios de la cesta básica alimentaria.

“Ya no es que va a continuar elevando el precio (de la canasta básica), sino que lo que queda elevado es el nivel de precio, queda con ese costo incorporado y, por tanto, queda el deterioro del salario real, no necesariamente tiene que continuar una tendencia alcista por ese efecto de los impuestos”, sostuvo Arana.

El alza en los productos alimenticios resta la capacidad adquisitiva de las personas que devengan un salario de este tipo, tomando en cuenta que el último incremento del salario mínimo se efectuó el 1 de septiembre de 2018, afirmó el economista.

“No hubo una nueva negociación y habrá que ver qué es lo que va a pasar”, argumentó Arana.

Con la reforma tributaria, según Arana, algunas empresas del país que también sufrieron un impacto en sus costos de operación, trasladaron ese incremento al “precio” del producto o redujeron personal.

“No necesariamente tiene que continuar una tendencia alcista por ese efecto de los impuestos”. Jorge Ortega/Archivo/END

“De las dos maneras es bien negativo para la economía en general y el bienestar de la gente sobre todo”, dijo Arana.

Disminución de consumo

Debido a estos incrementos, según el economista Luis Murillo, las personas se ven obligadas a disminuir su consumo, algo que atenta contra su seguridad alimentaria.

“Eso significa que las personas van a comer menos alimentos y eso va a repercutir en la salud; la productividad, porque una persona que no está bien comida no es productiva”, señaló el economista.

La semana pasada, Alfredo Vélez, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa) confirmó que la producción de carne de pollo, que hasta antes de la crisis de abril de 2018 había tenido un buen comportamiento, está experimentando una contracción de entre un 6% y 8%, debido a una reducción del consumo interno.

En enero de este año los productos de la sección de alimentos tenían un valor total de C$8,935.88, según las cifras oficiales del BCN.

Debido a estos incrementos, según el economista Luis Murillo, las personas se ven obligadas a disminuir su consumo, algo que atenta contra su seguridad alimentaria. Archivo/END

Aunque en febrero tuvieron una disminución de C$113.03, según las estadísticas del BCN, a partir de marzo los incrementos no se detuvieron.

En el tercer mes del año, después de entrada en vigencia la reforma fiscal el 28 de febrero, el ajuste a los productos que integran la división de alimentos fue de C$159.18, mientras que en abril los productos incrementaron C$98.03, según datos oficiales.

En mayo, los productos de esta división tuvieron un ajuste de C$106.98, siendo el más fuerte en junio, que fue de C$190.22, señalan los informes del BCN.

Debido a estas variaciones, al cierre del primer semestre los productos que conforman esta sección de la cesta básica alimentaria costaban C$9,377.26.

“Ya se demostró que el primer incremento de la reforma tributaria generó una presión en todos los productos, incluso los de la canasta básica”, agregó Murillo.

El Banco Central, sin embargo, argumenta que hubo disminuciones en los precios de productos, como detergentes y gas butano.

De forma general, el costo de la canasta básica sufrió un incremento de C$670.3 en los primeros 6 meses de este año, lo que representa un ajuste de 123.1% en comparación al mismo período de 2018 (C$300.39), según datos BCN.

La canasta básica en el país está integrada por 53 productos y de acuerdo con la entidad emisora, en comparación al mes de mayo, hubo un incremento de C$183 al pasar de C$13,901.26 a C$14,084.41, señala esta entidad.

Otras divisiones

Por otro lado, aunque la división de los productos del hogar de mayo a junio tuvo una reducción de C$10.92, al pasar de C$3,015.02 a C$3,004.10, eso no evitó que algunos productos sufrieran alzas.

El jabón de lavar, el papel higiénico y el jabón de baño, son los productos que tuvieron una variación que se refleja en un incremento en sus precios, detallan los datos recientemente actualizados del BCN.

Mientras que los productos que conforman la división de vestuario, entre enero y junio tuvieron un incremento de C$66.51, refleja el informe de esta entidad económica.

Esta tercera división está integrada por 15 productos, cuyo costo total hasta junio de este año alcanzaba los C$1,703.05, de acuerdo con el BCN.

Entre enero y junio de este año, Nicaragua registró una inflación de 3.7%, según el más reciente informe oficial del país.

El aumento del precio de la cebolla, las papas y el pan fueron de los productos con mayor contribución al resultado inflacionario de junio último.