• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Tras cinco meses de haber entrado en vigencia la reforma a la Ley de Concertación Tributaria y haberse cumplido el período de 90 días para revisar los resultados de la misma, el sector privado del país sigue demandando al Gobierno que la derogue, por el impacto negativo que está generando a las empresas nicaragüenses.

Además, los empresarios aseveraron que el Gobierno sigue sin brindar información sobre las consultas que hizo hace unas semanas, a la cual no fue invitado el sector privado organizado en el Consejo Superior de la Empresa Privada.

Maltez agregó que la crisis del país que se ha extendido por más de un año ha incidido en términos económicos en la merma del consumo y el comercio por parte de la población y ha debilitado a las empresas.Orlando Valenzuela/Archivo/END

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), y Michael Healy, titular de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), señalaron ayer que por distintos canales el sector empresarial ha planteado el impacto que esa normativa ha generado, pero hasta ahora el Gobierno se mantiene hermético.

“Lo que estamos viendo es que no se ha dado el seguimiento necesario a cumplir lo que se redactó (en la ley), que era hacer una revisión exhaustiva después de hacer una consulta. La consulta ya se hizo porque nosotros como sector privado ya le hemos informado de diferentes formas al Gobierno las afectaciones que ha tenido esta reforma”, señaló Maltez.

La ley establece textualmente que “las autoridades competentes del Poder Ejecutivo deberán mantener un constante monitoreo, supervisión y vigilancia de todas y cada una de las medidas tributarias adoptadas en la presente ley y su reglamento, los efectos producidos en la recaudación y en el desempeño de las actividades económicas y productivas de los diferentes sectores económicos, sociales, gremiales y empresariales del país”.

Maltez agregó que la crisis del país que se ha extendido por más de un año ha incidido en términos económicos en la merma del consumo y el comercio por parte de la población y ha debilitado a las empresas. “Estás viviendo un desempleo muy fuerte, la inversión se ha parado y no puede haber una recaudación más profunda”, dijo.

En el caso de la industria, agregó Maltez, las inversiones se han frenado al estarse importando al menos un 20% menos en repuestos para maquinarias, también la inversión extranjera es menor, debido a la falta de confianza que ha generado la crisis.

Por su parte, Healy afirmó que el sector privado del país mantiene su postura de que esta ley debe ser revertida y concentrarse también en la reducción del gasto público.

“Mientras no baje el gasto público y mientras no revierta la reforma, esta economía continuará cayendo y verdaderamente”, indicó el presidente de la organización agropecuaria.

Ante las preguntas de los periodistas, ambos empresarios coincidieron en señalar que desconocen si el Gobierno valora aplicar una segunda reforma tributaria antes de finalizar el año, en vista que las proyecciones de obtención de ingresos no cumplirían con sus expectativas.

“No estamos claros sobre cuáles son los planes a mediano plazo que el Gobierno quiera alcanzar, pero sí ellos están claros de los números que tienen y saben que la situación económica va a un despeñadero si se siguen incrementando este tipo de reformas”, señaló Maltez.