•  |
  •  |
  • END

La recesión que azota el mundo y que comenzó y extendió a todo el orbe entero desde Estados Unidos no sólo es la más severa de los últimos 70 años, sino que amenaza con convertirse en una depresión a nivel global, de la que el país del norte puede salir en uno o dos años, sostiene el doctor en economía Russell Lidman, Director del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad de Seattle.

El doctor Russel Lidman, quien ha sido asesor de distintos gobernadores en el Estado de de Washington, en la costa oeste de Estados Unidos, presentó en un hotel de Managua una disertación sobre “El Gobierno de Obama y la Globalización Económica”, auspiciado por la Fundación Konrad Adenauer y la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Centroamericana (UCA).

El experto señala que tan seria ha sido la crisis que el precio de las casas en Estados Unidos se cayó a la mitad, que de los esfuerzos de capitalización simplemente desaparecieron cuatro billones de dólares y que aunque la caída del producto interno bruto norteamericano ha perdido velocidad, de -6.3 a -6.1, la contracción de la economía continúa.

De acuerdo al conferencista, posiblemente la economía norteamericana se va a contraer aún este año en un 3.5 por ciento y es posible que la recesión continúe un año más, pero los efectos, consideran algunos expertos, quedarán por muchos años, como el caso de Michigan, que es la capital del automóvil.

De esa crisis, según el experto, el sistema bancario tiene parte importante de la culpa porque dejó a un lado las normas prudenciales para otorgar préstamos y por otra parte el gobierno no lo reguló.

¿Recesión o depresión económica?

El experto a la vez se hace la pregunta, si Estados Unidos o el mundo, se encuentra en recesión o ya entraron a una depresión económica, al tiempo que dijo que a mayo la taza de desempleo en el país del norte alcanzó en abril el 9.4 por ciento de la población económicamente activa.

Sostiene el doctor en economía, que el gobierno del presidente Barack Obama está experimentando con la política crediticia, tratando de garantizar el crédito al mercado para que funcione y también está usando la política fiscal, como instrumentos para activar la economía.

Según el doctor Russell, el gobierno de Obama está tratando de reactivar primero la economía por medio de expansión del crédito y luego mejorar las regulaciones, en forma inteligente y apropiada, porque el liberalismo fracasó porque el mercado no se autorregula y es necesario meterlo en disciplina fiscal.

Afirma el estudioso que la economía mundial ha entrado en un terreno peligroso y que los efectos de la recesión, quienes lo han sentido son los pobres, entre los que se encuentra parte importante del electorado hispano, que fue importante para que ganara Obama la presidencia, sector al que considera estará atendiendo más directamente en uno o dos años.