• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Pese a la recesión económica que sufre el país producto de la crisis sociopolítica, el comercio electrónico, también conocido como e-commerce, avanza a un mejor ritmo en Nicaragua que hace cinco años, y los usuarios están familiarizándose cada vez más con el sistema, coinciden expertos en el tema.

“Yo me atrevería a decir que está mucho mejor que en el año 2013, y mucho más ágil que en el 2018 todavía (…) Existe más confianza de parte del público que entra a hacer una compra en línea”, afirmó Carlos Paladino, experto en Marketing Digital y fundador de la empresa TecnoTool.

Los mismos clientes, según Paladino, refieren que con la recesión económica se han visto obligados a cerrar sus tiendas para aminorar sus costos.

“No tienen otra opción que continuar sus negocios de manera virtual, o lo hacen o no van a vender nada, de hecho la gente que no vende por comercio electrónico está vendiendo a través de Facebook”, agregó Paladino.

Los especialistas en el tema, sin embargo, siguen sin cuantificar el dinero que se genera o se mueve, ni cuántas transacciones se hacen en un año.

En 2018, sólo un 2% de la población nicaragüense hacía compras en línea y/o pagaba facturas de servicios de forma online, según datos publicados en un informe de la plataforma web HootSuite y la agencia creativa We Are Social del 2019.

En el informe digital destacan que este año hubo un incremento de los usuarios que utilizan plataformas digitales para hacer compras de bienes y/o servicios.

El documento refleja que el 6.7% de los nicaragüenses están haciendo pagos por internet.

“Por la situación en la que estamos, la gente está forzando que su giro de negocio tenga mayor presencia digital. Nosotros, que desarrollamos sitios web, hemos estado desarrollando bastantes plataformas con catálogos de productos y conectándolos con el banco”, dijo Paladino.

En Nicaragua, donde según el informe denominado Digital 2019, existen 2.9 millones de usuarios activos de internet, el 9.6% de los hombres son quienes están haciendo más uso de los pagos o compras en líneas, en comparación con las mujeres (4.1%).

Los especialistas locales creen que eso se debe a que las mujeres son más cuidadosas y temen ser estafadas.

“El miedo de los usuarios es que los estafen y eso es algo latente en todas las e-commerce, hasta en Amazon, aunque este te asegura que si el producto no te llega, te hacen un retorno de tu dinero”, señaló Léster Mairena, gerente general de CA Design Studio.

El 6.7% de los hombres en Nicaragua, señala el informe de HootSuite y We Are Social, disponen de una tarjeta de crédito, mientras que solo el 4.1% de las mujeres utilizan una tarjeta emitida por un banco.

“Nicaragua, a pesar de la crisis que estamos enfrentando y la recesión de la economía, hemos observado que la gente está perdiendo el miedo a hacer transacciones con sus tarjetas”, agregó Mairena.

ELIMINAR BARRERAS

El comercio electrónico, que consiste en la compra y venta de productos o de servicios a través de las redes sociales o páginas web, ofrece una oportunidad perfecta de crecimiento a las empresas, afirmó Paladino.

No obstante, señaló que existen ciertas barreras que impiden que las empresas de cada una de las actividades económicas del país exploten en su totalidad el servicio que ofrece el e-commerce.

“Yo he visto que más empresas están creando la plataforma para poder vender en línea, lo que no está muy claro para las empresas es que deben tener un inventario, disponibilidad en bodega, la propuesta de valor en línea a la que hay en el establecimiento, entonces son barreras de entrada con las que tienen que luchar los negocios y necesitan que alguien los asesore”, sostuvo Paladino.

Según Mairena, las empresas que se ubican en la categoría “retail”, que es un tipo de comercio que se caracteriza por vender al por menor, son de las que más están creando su plataforma para hacer ‘click’ con este tipo de negocios y poner su “pasarela de pago”.

“Todo el sector retail está enfocado porque saben que sus clientes están pendientes en las redes sociales y es más económico en cierto sentido, prefieren tratar de conseguir sus ventas a través de los canales de internet”, agregó Mairena.

El sector construcción, agrícola y agropecuario, aunque “quieren dar el paso” en este tipo de comercio, todavía no lo hacen.

“Como son precios mucho más elevados para el público y no es una gran masa lo que quieren captar, sino calidad en vez de cantidad, no se lanzan a ese mercado, pero las tiendas que ofrecen productos para niños, ropa, perfume, lencería, todas esas son las tiendas que hemos conectado”, explicó Paladino.

GENERAR CONFIANZA

Para que el e-commerce genere confianza es importante que la persona que acceda a este servicio tenga una experiencia sencilla de compra, que tenga acceso a una página visualmente atractiva y sellos reconocibles que brinden seguridad de protección de datos, coinciden los expertos locales.

“Hay factores visuales que ayudan a la genta a creer. Por ejemplo, la gente mira al candidato o el certificado de seguridad y eso genera un poco más de confianza, y lo otro es que ayuda mucho la institución local bancaria”, aseguró Paladino.

Nicaragua todavía necesita desarrollar una campaña que permita ir creando los mecanismos de confianza en el usuario y, sobre todo, los negocios que incursionan en esta actividad, sostuvo Paladino.

“Hay clientes que piden hacer la página web, pero cuando les decís que necesitan una estrategia digital para promover su negocio para generarles tráfico, te dicen que no tienen para pagar marketing digital, entonces la página allí muere y aunque la gente haga sus esfuerzos, la página no genera tráfico”, explicó el fundador de la empresa TecnoTool.