• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Nicaragua podría sobrepasar los 1.9 millones de personas en situación de pobreza al finalizar este año, en caso de cumplirse las proyecciones de decrecimiento de la economía, según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Funides, en su Informe de Coyuntura de julio de 2019, considera que en un escenario base, con una tasa de inflación para el 2019 de 5.8%, pero sin considerar el aumento de la tarifa de la energía eléctrica, la tasa de pobreza general del país sería de 29.6%, es decir alrededor de un millón 934,400 personas.

Sin embargo, según las estimaciones realizadas por el mismo centro de pensamiento, habrá un incremento de la inflación de entre 0.6 y 2.1 puntos porcentuales en 2019, con respecto a la inflación utilizada en el escenario base, debido a la reforma tributaria aprobada el 28 de febrero y por la modificación que aumentó la tarifa de energía eléctrica.

Eso llevará la tasa de pobreza general de Nicaragua a subir entre 29.7% y 29.9% al finalizar el 2019, indicó Funides.

“Esto es entre 0.1 y 0.3 puntos porcentuales mayores al escenario sin reforma tributaria y aumento de la tarifa de la energía eléctrica. Significa que alrededor de 1,942,200 personas se encontrarán en situación de pobreza al finalizar este año”, afirmó el centro del pensamiento en su informe, presentado el pasado martes.

Funides proyecta un incremento de la inflación de entre 0.6 y 2.1 puntos porcentuales en 2019.

“Esto representa un aumento de 7,800 personas adicionales a las estimadas en el escenario base”, explicó.

Una simulación realizada por el centro de pensamiento determina que por cada punto porcentual de inflación adicional al 5%, unas 7,500 personas transitan de una situación de no pobre a pobre.

“Esto es relevante cuando las decisiones de política económica realizadas discrecionalmente por el Gobierno son procíclicas y están teniendo un impacto en el aumento de los niveles de precios”, señaló el Informe de Coyuntura.

Funides alertó de que “nuevas políticas que presionen al alza de precios en el contexto de reducción del ingreso de las familias, presionarían a una mayor incidencia de la pobreza en este año”.

Recordó que además del efecto sobre los precios, la reforma tributaria tendrá un efecto negativo sobre la formalidad del empleo.

Funides prevé más de 49,000 empleos perdidos en 2019

En el 2018, más de 157,900 trabajadores dejaron de ser asegurados activos en Nicaragua.

“El incremento de la informalidad significa una disminución de los ingresos de las personas económicamente activas y ocupadas, lo cual representa un mayor deterioro de su poder adquisitivo y, por consiguiente, un aumento del número de personas vulnerables o en situación de pobreza”, aseveró.

Según Funides, la tasa de desempleo abierto podría pasar de 5.5%, a 7% o 7.4% en este año.

Eso significa que la cantidad de personas desempleadas pasaría de 178,000 a 227,000 o 239,000 en Nicaragua en 2019.

El centro de pensamiento considera que se seguirán perdiendo empleos dado que la economía se contraerá entre 5.4% y 6.8%.

Según Funides, la tasa de desempleo podría llegar a 7% en 2019.

Funides estimó al finalizar el 2018 que el 31.1% de la población se encontraba en situación de vulnerabilidad.

“Es decir, 3 de cada 10 personas que no se encontraban en situación de pobreza al finalizar el año 2018 estaban en riesgo de encontrarse en situación de pobreza si sus ingresos se deterioraban más”, subrayó Funides.

Asimismo, explicó que las personas en situación de vulnerabilidad son aquellas que no están en el rango de pobreza, pero cuyos ingresos son menores a US$10 diarios, por lo tanto se encuentran justo por encima de la línea de pobreza estipulada.