• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El producto interno bruto (PIB) per cápita de los nicaragüenses caerá entre 6.8% y 8.1% en 2019, según estimaciones de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Si la proyección del centro del pensamiento se llegara a cumplir, en el primer escenario, de -6.8%, el PIB per cápita se ubicaría en US$1,892.

Funides: Nicaragua podría superar los 1.9 millones de pobres en 2019

En ese escenario, menos negativo, que se planteó Funides, las expectativas de los agentes económicos se mantendrían invariables en los próximos 6 meses, así como la aplicación gradual de las sanciones.

Sin embargo, si se cumpliera el segundo escenario, en el que según Funides podría haber efectos más negativos en el ámbito de la inversión privada y las exportaciones, provocados por la profundización de la crisis de confianza y un aumento de las sanciones internacionales, el PIB per cápita se situará en US$1,866, lo que significaría un retroceso de aproximadamente 5 años.

En el 2018, PIB per cápita se ubicó en US$2,030.5 y registró una caída de -6.2%, con respecto al de 2017, que era de US$2,165.2.

Retroceso

Si las estimaciones de Funides se cumplieran, los ingresos de cada nicaragüense al cierre de este año rozarían los niveles de 2014, cuando el PIB per cápita se situó en US$1,916.8; asimismo no estaría tan largo del 2013, de US$ 1,790.4, según las estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN).

“Nuestro PIB per cápita cae por la contracción económica y lo que nos está diciendo esto en términos muy sencillos es que hay menos ingresos por persona en nuestro país en promedio, esto es una forma de ver la caída en el ingreso”, afirmó un economista del centro de pensamiento.

Si el PIB per cápita retrocede a niveles de hace 5 años, según el economista de Funides, le tomará más de ese tiempo a los nicaragüenses tener una recuperación de sus ingresos y todo dependerá del crecimiento económico que tenga el país cuando se haya superado la crisis sociopolítica.

Por ejemplo, si el PIB del país aumenta y la población se mantiene estable, el PIB per cápita se incrementaría, pero si ocurre lo contrario, que la población aumente y las riquezas generales del país se mantienen estables o disminuyen habrá una contracción en los ingresos por cada habitante, analizó el economista de Funides.

Comportamiento

El PIB per cápita representa el valor económico que le corresponde a cada habitante, tomando como supuesto que las riquezas generadas por el país anualmente se distribuyeran de forma equitativa entre el total de la población, es decir, “es una forma de ver el bienestar y algunos le llaman ingreso per cápita”.

La tasa de desempleo abierto de Nicaragua podría llegar 9.1% en 2019 advirtió la semana pasada The Economist Intelligence Unit, mayor en 1.7 puntos porcentuales que la estimada por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).Archivo/END

En el 2018, el producto interno bruto (PIB) de Nicaragua totalizó US$13,117.9 millones y la población de Nicaragua era 6.4 millones de habitantes, según el BCN.

El año pasado, el PIB del país disminuyó 5.2% con respecto a 2017, ya que, según el Anuario Estadístico del BCN, en ese año ascendió a US$13,843.7 millones. El 2017, fue el último año de crecimiento económico en Nicaragua, antes que en el país iniciara una crisis sociopolítica que lo tiene inmerso en una recesión económica que se ha prolongado por 15 meses.

Funides considera que este año se podría dar una contracción de entre 5.4% y 6.8% en la economía, con base a los mismos escenarios descritos en este artículo.

Por su parte, The Economist Intelligence Unit proyectó en su informe más reciente que este año la economía de Nicaragua caerá 5.5% en términos reales. Señaló que la economía se recuperará lentamente a partir de 2021, bajo la premisa de que los consumidores y las empresas se “adaptarán a una nueva realidad política y económica”.

La publicación británica estima que la economía de Nicaragua tendrá un crecimiento de 1.3%, en el 2021; de 1.5%, en el 2022 y 2.3%, en el 2023, porcentajes que no se comparan con los obtenidos en los períodos previos a la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde abril de 2018.

Sin embargo, The Economist advirtió que a pesar del crecimiento proyectado para esos años el PIB per cápita no regresará a los niveles anteriores a la crisis.

La recuperación del PIB per cápita depende de que el país desarrolle su mejor matriz productiva y genere una política industrial para darle mayor valor agregado a los productos, afirmó el economista y docente universitario, Luis Murillo.

Un retroceso del ingreso por cada habitante, según el economista, significa “menores niveles de producción, mayores niveles de pobreza y de desempleo”.

Desempleo y pobreza

La tasa de desempleo abierto de Nicaragua podría llegar 9.1% en 2019 advirtió la semana pasada The Economist Intelligence Unit, mayor en 1.7 puntos porcentuales que la estimada por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

La cifra de Funides es más conservadora y apunta que la tasa de desempleo abierto se ubicaría en un rango de entre 7% y 7.4%.

Funides prevé que entre 49,000 y 61,000 personas podrían perder su empleo al cierre de este año en Nicaragua, lo que se vería reflejado en la línea de la pobreza cuya tasa se ubicará entre 29.1% y 29.8% al finalizar este año.

De acuerdo con Funides, 3 de cada 10 personas que el año pasado no estaban en la línea de pobreza están en riesgo de encontrarse en esa situación al cierre de 2019.

“El desempleo está influyendo por supuesto, el desempleo es un reflejo de la recesión”, sostuvo Funides.

“Lo que está primando en la actualidad es una economía de subsistencia, ni siquiera informal, sino que de subsistencia que es el nivel más bajo de la informalidad (…). La última recesión fuerte nos llevó 28 años recuperarnos en sendas de crecimiento positivo”, finalizó Murillo.