• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La caída del 69.3% en la inversión extranjera directa (IED) en el primer trimestre de 2019 se podría profundizar más en el resto del año, debido a la incertidumbre que existe en Nicaragua ante la falta de una solución a la crisis sociopolítica del país, opinó el economista Mario Arana.

Según el Banco Central, Nicaragua recibió US$128.8 millones en IED, en los primeros tres meses de 2019, un monto inferior 69.3% a la del mismo período de 2018, cuando se alcanzó la cifra de US$419.2 millones.

“Para la atracción de inversiones, es fundamental tener certeza, y aquí lo que tenemos es incertidumbre sobre qué dirección van a tener las cosas en este país. No tenemos certeza de si verdaderamente vamos a tener el control de la macroeconomía, o en algún momento lo podríamos perder”, explicó Arana.

El economista Mario Arana dice que para la atracción de inversiones, es fundamental tener certeza. Archivo/END.

De acuerdo con Arana, que fue presidente del BCN y es el actual presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), esos US$128.8 millones en IED del primer trimestre “se concretaron prácticamente por inercia”.

Indicó que los inversionistas suelen ejecutar los proyectos que ya habían empezado, pero congelan aquellos que no habían iniciado. “Entonces, la tendencia es en todo caso a profundizarse más (la caída en IED), si no hay una solución política”, dijo.

Pierde oportunidad

Para Arana, es lamentable que Nicaragua esté desperdiciando la oportunidad de atraer nuevas inversiones en este momento que el comercio mundial se está reordenando por las controversias de Estados Unidos con China y otros países.

“Nosotros podríamos ganar mucho, particularmente atrayendo inversiones en el sector textil y confección, y cuidado en el de arneses, pero no estamos siendo consecuentes con esas posibilidades que las están capitalizando países como República Dominicana y hasta el mismo Honduras”, aseveró Arana.

País mal en calificación de riesgo

Arana señaló que además es poco probable que venga inversión extranjera directa a Nicaragua, debido a la calificación de riesgo negativa que tiene el país por parte de las agencias calificadoras de riesgo.

En el primer trimestre de 2018, Nicaragua recibió US$419.2 millones en IED.

Esta semana El Nuevo Diario informó que Fitch Ratings, Moody’s Investor Service y S&P Global Ratings mantuvieron la calificación de B-, con perspectiva negativa, a Nicaragua, en el segundo trimestre de este año.

“Los inversionistas también se fijan en las perspectivas macroeconómicas, y lo que van a ver es que siguen cayendo las reservas internacionales, sigue habiendo en el país una brecha fiscal que está siendo imposible cerrar, y que por otro lado está llevando al país a una profundización de la recesión económica. Por otro lado, tenemos un sistema impositivo draconiano, que está prácticamente cerrando negocios. Entonces, en estas condiciones no creo que haya mucho entusiasmo por invertir en Nicaragua”, subrayó el economista.