• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex) informó que entre los 1.9 millones de quintales de café que se exportaron entre octubre de 2018 y mayo de 2019, cerca de 50,000 son de la variedad robusta. Es la primera vez que aparece en esas estadísticas oficiales esta variedad de café.

Los datos del Cetrex indican que el país exportó 46,014 quintales de “café oro robusta natural” y 3,952.7 quintales de “café oro robusta lavado” correspondiente a la cosecha 2018-2019.

Esas ventas de café robusta generaron al país un total de US$4.1 millones en ingresos, según el Cetrex.

José Ángel Buitrago, presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan) confirmó a El Nuevo Diario que Nicaragua comenzó a exportar granos de esa variedad.

El café robusta es usado para hacer mezclas. AFP/END.

“Este año se está comenzando a exportar robusta (…) Siempre dijimos que el café robusta tiene su mercado aparte del arábica. La gente decía que lo iban a mezclar, pero son tan diferentes que inmediatamente se va a notar”, agregó Buitrago.

Los tostadores, según Buitrago, usualmente usan el café robusta para “mezclarlo” y balancear el sabor del café.

Explicó que el café robusta natural se seca al sol con “todo y cereza y eso le da otro sabor”, mientras que el café robusta lavado tiene un sabor “más agradable”.

Venta del excedente

Inicialmente la producción de café robusta serviría para abastecer a la industria local de café instantáneo.

Antes, comentó Buitrago, Nicaragua era importadora de café robusta para abastecer la fábrica de café instantáneo en el país. Debido a que la empresa que elabora café instantáneo está “bien abastecida con la producción nacional” el país optó por vender el excedente que se está produciendo.

Nicaragua exportó café oro natural y café oro lavado, de la variedad robusta.

El productor Edwin Evelio Matamoros, presidente de la Cooperativa de Productores de Café Robusta de Nueva Guinea (Cooprodecar), dijo que algunos países europeos estaban interesados en comprar los granos de esta variedad.

“Nosotros vendemos a empresas locales y ellos son los que hacen las exportaciones. Sí nos damos cuenta que se está vendiendo y esperamos compradores para que podamos mejorar”, dijo Matamoros.

Esta cooperativa está integrada por 50 productores que en el ciclo anterior acopiaron 40,000 quintales de robusta, sostuvo Matamoros.

“Estamos interesados en elevar esa cantidad porque los productores están sembrando más (café)”, afirmó el presidente de Cooprodecar.

Tiene su propio mercado

Tradicionalmente, Nicaragua ha producido café de la variedad arábiga, de la que se obtienen granos de mejor calidad y mejor precio. El café robusta es de menor calidad, pero posee mejores rendimientos, según los conocedores del tema.

En 2013, el Gobierno había delimitado la siembra de robusta a los municipios de El Coral y El Almendro, de la Región Autónoma del Caribe Sur y la Región Autónoma del Caribe Norte.

Los caficultores del país expresaron su temor de que el robusta afecte la imagen del café del país. AFP/END.

Posteriormente, se autorizó extender el cultivo a las zonas de León, Chinandega, Managua, Rivas, Granada, Masaya, Chontales y Río San Juan.

En enero de 2018 se aprobó la Norma Técnica Obligatoria Nicaragüense (NTON) 03 104-17 “Café Verde Robusta, clasificaciones y especificaciones de calidades” que establece los métodos de análisis, muestreo, envasado y rotulado del café verde robusta para su exportación y comercialización, según su objetivo.

Los cafetaleros mostraron su descontento aduciendo que incluir esta variedad en las exportaciones podría tener efectos negativos en el prestigio que ha ganado la caficultura nicaragüense a nivel internacional.

Carlos Bendaña, presidente de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN), dijo a El Nuevo Diario este viernes que él considera que las exportaciones de café robusta no van a causar un efecto contrario a la imagen que tiene el café nicaragüense a nivel internacional.

“Yo no creo que vaya a dañar la imagen por el hecho que se esté exportando café robusta. Nuestros clientes de cafés de especialidades saben perfectamente bien la calidad de nuestro café. Además, el café se exporta conforme a calidad, conforme a muestras, conforme a catación y no es que alguien va a exportar un café de especialidad y va a mandar un café robusta”, explicó Bendaña.

Nicaragua vive actualmente una recesión económica producto de la crisis sociopolítica. Según Bendaña, las exportaciones de robusta van a “aportar y ayudar un poco” y generar algo de empleo.

“Se consume más producto y se necesita mano de obra. Esto viene a palear un poco el tema de desempleo. Sí hay que hacer hincapié en la calidad de nuestro café (arábiga). Esa es nuestra identidad de producir café de especialidades”, advirtió el presidente de ACEN.