• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, manifestó este lunes en el blog Diálogo a Fondo que “las persistentes tensiones políticas de Nicaragua están frenando significativamente la actividad económica”.

La economía de Nicaragua es la única que experimentará un decrecimiento en Centroamérica en el 2019, según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional. En abril último, el organismo estimó que este año terminará con una contracción económica del 5%.

Sobre esta declaración, el economista Mario Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua y actual presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), señaló que diferentes organismos internacionales que han estado analizando la situación de Nicaragua han expresado que se requiere estabilidad política para que el país recupere su economía.

“Esto pasa para que haya un acuerdo político que permita retomar el acceso a flujos de financiamientos para el área productiva y para apoyar la estabilidad en general macroeconómica”, opinó Arana.

END

Señaló que “ahorita tenemos el problema de que la economía norteamericana, de la cual depende la región, se está desacelerando”.

“Entonces, esa es la realidad y es lo que refleja el FMI: Nosotros tenemos una situación interna convulsa, que tiene a la economía contraída, al financiamiento contraído, a los flujos de recursos externos contraídos; y todo eso apunta a una continuación de la tendencia recesiva”, subrayó Arana.

“Es más, la política económica del Gobierno está siendo contraccionaria, para defender el régimen cambiario, y está implementando esa política sin los fondos del FMI. Es decir, tiene una política fondomonetarista sin los recursos del Fondo Monetario. Así es como estamos, y a eso se añade la desaceleración económica internacional, y más la economía de Estados Unidos”, dijo.

Proyecciones regionales

Según el alto funcionario del FMI, “se recortaron las perspectivas de crecimiento para Costa Rica y Panamá en 2019, debido a una actividad más débil de lo previsto en lo que va de este año”.

Sobre Guatemala, aseveró que ese país se está beneficiando de un impulso fiscal. Honduras, de acuerdo con el organismo, sigue viéndose afectado por términos de intercambios desfavorables y El Salvador está experimentando un crecimiento impulsado por la inversión.

La caída del 5% en el Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, proyectada por el FMI, es mayor a la de 2018, cuando según este organismo la economía del país experimentó un retroceso de 3.8%.

END

En noviembre de 2018, cuando el FMI hizo su primera proyección sobre la economía nicaragüense para el 2019, la ubicó en -1%, pero posteriormente, en abril, la llevó a -5%.

El pasado 17 de julio, The Economist Intelligence Unit indicó que Nicaragua presenta un “escenario político altamente volátil”, con un Gobierno que tiene como “principal vulnerabilidad” enfrentar las sanciones de Estados Unidos y que, ante la crisis económica, se encuentra presionado a negociar una solución.

La unidad de inteligencia de la prestigiosa revista británica estima que la economía nicaragüense se contraerá en 5.5%.

La caída del 5% en el Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, proyectada por el FMI, es mayor a la de 2018. Archivo/END

Según el FMI, se espera que la economía de la región compuesta por América Central, Panamá y República Dominicana siga creciendo en los años 2019−2020, pero con revisiones a la baja.

“Entre los riesgos a la baja que resaltan, están un endurecimiento de las condiciones financieras externas y un recrudecimiento de las tensiones comerciales mundiales”, expresó Werner en el blog Diálogo a Fondo.