•  |
  •  |
  • END

El precio promedio del petróleo en el 2009 puede llegar a tocar los 85 dólares en el mercado internacional, tendencia que lleva el carburante por la depreciación del dólar ante el euro y el yen y por las expectativas que el programa de rescate del gobierno norteamericano ha despertado en una mejoría de la economía de Estados Unidos.

Al respecto, el doctor en economía, Róger Cerda, dijo que en este momento la tendencia es que el precio promedio del año 2009 llegará a ser de unos 85 dólares, lo cual quiere decir que en las negociaciones intradía de la bolsa de valores de Nueva York, el barril del petróleo puede llegar a los 100 dólares en un momento dado.

La esperanza en una mejora de la economía de Estados Unidos para Nicaragua está cifrada en las posibilidades de que vuelva a crecer la demanda de los productos de esta nación centroamericana, sin embargo el debilitamiento del dólar está llevando a los especuladores de la Bolsa de Nueva York a invertir nuevamente en petróleo, oro y alimentos, lo que está presionando los precios hacia el alza.

Al respecto, el doctor Róger Cerda, destacó que el problema para Nicaragua es que el país tiene una economía pequeña, abierta, muy vulnerable y poco diversificada, por lo tanto no se puede aprovechar las ventajas que se presentan cuando el petróleo baja de precio, pero tampoco se puede capear de las dificultades que genera el aceite cuando sube mucho de precio.

El economista afirma que cuando está bajo el precio del petróleo, quiere decir que la economía mundial está en momentos de recesión y la demanda mundial en general y en particular sobre los productos que el país exporta, se cae y “con ello, también los precios de nuestras materias primas”.

Pero por otro lado, cuando el carburante sube de precio, también sube el valor de los productos de exportación de Nicaragua, pero éstos no se alzan con la misma velocidad que el costo del petróleo, por lo tanto los nicaragüenses nos vemos con problemas inflacionarios, provocados por los altos costos de producción existentes en el país.

En momentos de alza del carburante, la economía mundial se recalienta por el crecimiento de la demanda de petróleo que obedece a las necesidades de energía y de materias primas, pero eso también sube el precio de otros productos que Nicaragua necesita y los importa más caros, incluyendo alimentos como la harina.

Esfuerzos por diversificar economía

El economista señala que esa situación obliga al país a realizar un verdadero esfuerzo de diversificación de la economía y de los mercados del país, así como a promover inversiones que permitan el desarrollo de los recursos naturales, energéticos y alimenticios de Nicaragua, entre otros.

De acuerdo con el economista, lo que ha estado pasando corresponde a los ciclos económicos que están determinados por la política monetaria y fiscal del Banco Central y del Tesoro de Estados Unidos y que cuando son expansivas, suben los precios de los productos internacionales porque hay más dinero.

De hecho son períodos inflacionarios en general y significa que al estar expresados en dólares, estos precios siempre tendrán que subir y prueba de ello es que la reciente alza de los precios del crudo es directamente proporcional al deterioro del precio del dólar respecto del euro y el yen.

El doctor Cerda destaca que la única salida para Nicaragua es organizarse, diversificar mercados y comenzar una política de industrialización de los productos del agro del país y elevar con una mejor comercialización las potencialidades de la nación.