• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El cacao nicaragüense que se encuentra entre los 50 finalistas del prestigioso concurso Premios Internacionales de Cacao 2019 (ICA por sus siglas en inglés) es producido por pequeños agricultores de la comunidad El Bálsamo, en el municipio de Matiguás (Matagalpa), dijo a El Nuevo Diario Vilma Castro, gerente de la Cooperativa Flor de Pancasán.

El Bálsamo, una pequeña comunidad dentro de la comarca Pancasán, se ubica a unos 50 kilómetros de la ciudad de Matiguás y a unos 165 kilómetros de Managua.

De acuerdo con la gerente de la Cooperativa Flor de Pancasán, la mayoría de los productores de la zona se dedican a la producción de cacao y café.

Control de calidad

El cacao, el cual lo acopia la Cooperativa Flor de Pancasán y lo exporta la empresa alemana Ritter Sport, se somete a un exigente sistema de procesamiento, conocido como “Protocolo Soto”.

Los productores de cacao mejoran su calidad. Cortesía/END.

Es el procedimiento o pasos que se siguen para convertirlo de cacao baba a cacao seco, que es como se envió la muestra que resultó seleccionada.

La representante de la cooperativa de productores señaló que el cacao en mención resultó seleccionado gracias a la combinación de sus propiedades organolépticas y el cuidado con que se maneja el procesamiento del mismo, mediante la aplicación de ese protocolo.

En relación con las propiedades organolépticas, Castro señaló que la comunidad El Bálsamo se encuentra ubicada en una posición geográfica privilegiada, con un excelente clima, pero sobre todo destacó que los productores también están trabajando con buenas prácticas agrícolas en sus parcelas.

“La parte del clima y la posición geográfica son parte de la naturaleza, pero el manejo que se les da a estas parcelas de cacao influye en su calidad. Es importante que la tierra tenga mejores propiedades, para obtener un mejor cacao de origen. Esto les corresponde propiamente a los productores”, explicó.

Por el otro lado, refirió que en la parte del procesamiento hay actividades específicas que le permiten al cacao obtener buenos resultados, como por ejemplo tener un gran cuidado al momento de realizar el acopio de los granos.

Nicaragua produce cacao fino o de aroma 100%.

“Esto lo realiza la cooperativa e incluye prácticas de higiene y reglas y medidas que nosotros ocupamos para que ese cacao no tenga ningún tipo de contaminación. Y, en tercer lugar, está el cuidado que se tiene al momento de aplicar el protocolo, para que se cumplan todas las medidas en tiempo y forma, y se cumpla el tiempo requerido”, explicó Castro.

Adaptarse al cambio

La comunidad (o ruta, como la clasifica la cooperativa) tiene alrededor de 50 productores, a los que les acopia la producción de cacao.

Contó que los productores han recibido capacitaciones y cuentan con una constante asistencia técnica de parte de la cooperativa, pero destacó que “lo más importante es la práctica y la voluntad de los propios productores de adaptarse a los cambios para producir cacao de buena calidad”.

Nicaragua tiene muchas áreas de tierra para cultivar cacao. Manuel Bejarano/END.

Castro expresó que el hecho de haber quedado entre los finalistas de ese concurso representa un incentivo para los productores.

“Es un logro bastante grande para la organización, porque hemos trabajado en conjunto. Esto demuestra que el trabajo que se ha hecho ha sido muy relevante y que siempre buscamos cómo cumplir con la calidad en todos los procesos que realizamos, y ahora vemos los resultados. Para nuestros productores es un incentivo, porque están viendo que el fruto de su trabajo está siendo reconocido a nivel internacional, y que podemos seguir trabajando y mejorando. La mayoría de ellos son socios de la cooperativa y forman parte de la gran familia Flor de Pancasán”, expresó.

Premio

En el concurso participaron 223 muestras de 55 países, según una nota colgada en el sitio web de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

“La evaluación sensorial de las 223 muestras (licor y chocolate no templado), fue completada recientemente por el Comité Técnico del Programa Cocoa of Excellence. La selección de estas 50 mejores muestras resultó del análisis estadístico de los datos”, explicó APEN.

De las cincuenta muestras elegidas para los Premios Internacionales de Cacao 2019 (International Cocoa Awards), se procesará chocolate para la cata final en las que serán seleccionados los 15 ganadores finales del concurso. Estos serán presentados en el evento Salon du Chocolat en París, Francia.

De acuerdo con APEN, el protocolo Soto fue desarrollado por la cooperativa Flor de Pancasán, bajo el Mapa Regional de Sabores del Cacao promovido por la organización Lutheran World Relief y distintos aliados.

“Este perfil de sabor es conocido como SJM, nombre que usa Flor de Pancasán para diferenciar este perfil del resto de cacao producido por la organización. Algunas características sensoriales de SJM incluyen intenso aroma a flores, notas de fruta suave de melón y melocotón con la acidez de sidra de manzana”, explicó.

“Esperamos ser seleccionadas entre una de las 15 mejores, ya que confiamos que las propiedades de nuestro cacao son muy competitivas y que podríamos alcanzar uno de esos lugares”, expresó la gerente de la Cooperativa Flor de Pancasán.

Este lunes, APEN brindará una conferencia de prensa a los medios de comunicación sobre este cacao, al que asistirán representantes de esa cooperativa.

De acuerdo con Castro, muchos países están comenzando a fijarse en Nicaragua, como productor de cacao de alta calidad, lo que, refirió, como organización los beneficia muchísimo.

“Con esto tendríamos acceso a más mercados y poder adquirir mejores ingresos, para apoyar a nuestras familias con las que trabajamos”, concluyó.

En septiembre de 2015, Nicaragua entró en la lista de países productores de cacao fino o de aroma de la Organización Internacional del Cacao (ICCO, por sus siglas en inglés), con un nivel de aprobación del 100 por ciento.