• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un total de 6,177 familias agrícolas y 822 artesanas de Matagalpa, Jinotega, Masaya y Carazo están recibiendo apoyo de parte de la Asociación de Productores y Exportadores (APEN) con miras a colocar sus productos en el mercado internacional.

Las micro, pequeñas y medianas empresas agrícolas y las artesanas, donde las mujeres tienen el 47% de participación como actoras en las diferentes actividades económicas, están siendo asesoradas en el mejoramiento de la calidad de sus productos para cumplir con los requisitos y la exigencia de los mercados internacionales, explicó Mario Arana, gerente general de APEN.

Parte de ese mejoramiento de sus productos, según Arana, implica rediseñar sus productos con asesoría externa de diseñadores que están en función de lo que el mercado está demandando actualmente.

“Apoyamos en el cumplimiento de requisitos que obtengan las certificaciones de calidad y sellos sostenibles exigidos por el mercado, asimismo, en el diseño y registro de la marca, empaque, etiquetado, trámites de logística y todo el proceso de exportación”, dijo Arana.

Silvia Torres, presidenta del Grupo Raíces, una artesana de Masaya, explicó que esta iniciativa los prepara para competir en el mercado internacional.

Además de la forma, los usos y los colores, a los mercados internacionales le interesan “los orígenes” de esos productos, afirmó Torres. Archivo/END

“Primero vieron la oferta que teníamos en Nicaragua y tuvo que recorrer muchos lugares y conversar con artesanos para ver dónde está el potencial para la exportación y rediseñar cosas, nos damos cuenta que hacemos cosas bellas, pero no son las que quieren los mercados, quieren cosas más simples, más exclusivas”, dijo Torres.

María José Torres, directora de Planificación y Proyectos de APEN, que con anticipación hicieron estudios de mercado en EE. UU., Panamá y Costa Rica, países donde se estudió adicionalmente la oferta.

“Vimos qué tenemos para ofrecer y qué está demandando el mercado, hicimos una primera selección y se hicieron ajustes a algunos productos, pero hay una selección que es nueva que ya está dirigida al mercado”, explicó la directora de Planificación y Proyectos de APEN.

Además de la forma, los usos y los colores, a los mercados internacionales le interesan “los orígenes” de esos productos, afirmó Torres.

Un total de 6,177 familias agrícolas y 822 artesanas de Matagalpa, Jinotega, Masaya y Carazo están recibiendo apoyo de parte de la Asociación de Productores y Exportadores (APEN). Archivo/END

“Por eso, también tenemos que trabajar videos promocionales, la tendencia es conocer el origen y cuál es la historia detrás del producto”, puntualizó la directora de Planificación y Proyectos de APEN.

Por otro lado, APEN insta a las mipymes a participar, tanto en concursos nacionales como internacionales.

Un ejemplo de esta práctica es el de la Cooperativa Flor de Pancasán, del municipio de Matiguás (Matagalpa), que forma parte de los socios de APEN, y que una de sus muestras de cacao fue seleccionada entre las 50 mejores del mundo.

Vilma Castro, gerente de la Cooperativa Flor de Pancasán, explicó que el solo hecho de que su cacao haya sido seleccionado en este concurso coloca a la cooperativa y a Nicaragua entre los mejores del mundo.

“El solo hecho de ser uno de los mejores 50 a nivel del mundo nos posiciona y nos abre muchas puertas en el mercado internacional”, dijo Castro.

La mayoría de las mipymes reciben el apoyo, gracias a los fondos suministrados por la Cooperación Suiza y la Unión Europea.