• Londres, Reino Unido |
  • |
  • |
  • AFP

El festival de la cerveza que se celebra en Londres hasta el sábado servirá de escaparate para más de un millar de cebadas y sidras distintas, una fiesta en la que el Brexit, programado para dentro de menos de tres meses, está dejando un regusto amargo.

Geekhunter IPA, Plastered Pheasant, Naked Ladies, Mild Concussion, Good Old Boy, Ctrl-Alt-Delete, Black Screen of Death, Magic Potion... son algunas de las numerosas marcas cuyas bebidas propone el "Great British Beer Festival", que abrió sus puertas el martes en la capital británica.

El festival está organizado por la Camra (Campaña por la cerveza auténtica) una organización de consumidores de 190.000 miembros que milita por la preservación de la cultura cervecera británica y su pubs más emblemáticos.

"Todo el sector está preocupado por las potenciales consecuencias de la salida (de Reino Unido) de la UE", explica Tom Stainer, director general de la organización, a la AFP. "El sector cervecero depende del lúpulo y la malta importados, así como de las exportaciones. La Camra exhorta al gobierno a atenuar todo lo posible el impacto", añade.

Los productores temen un Brexit el 31 de octubre sin acuerdo con la Unión Europea, una opción que no excluye el nuevo primer ministro conservador Boris Johnson, dispuesto a consumar la ruptura cueste lo que cueste. En concreto, un "no deal" se traduciría en un retorno a los derechos de aduana y barreras no arancelarias.

En el momento de incertidumbre actual, reducir el gravamen sobre las pintas servidas en bares sería "una muy buena forma de apoyar a los pubs", sostiene Stainer.

"El gobierno siempre nos ha dicho que no podía hacerlo por la normativa vigente en todos los estados de la UE", recuerda.

La mayor parte de nuestra cerveza se consume en un radio de 15 millas.. AFP/END

"Un perfume de cítricos"

Esta reducción fiscal, insiste el director general de la Camra, también podría convencer a los consumadores de ir con más frecuencia a los bares y tendría un impacto positivo en los vínculos sociales al tiempo que daría un nuevo impulso a estos locales, que cierran al ritmo de 14 por semana en Reino Unido.

Preocupada por las 830 fábricas de cerveza artenal que representa, la Sociedad británica de cerveceros independientes ha publicado por su parte una guía para una transición suave a la hora del Brexit. En ella se pueden encontrar numerosas recomendaciones, sobre el etiquetado de botellas que habrá que modificar o sobre la consulta a profesionales que faciliten la transición.

Como cada año, el festival ha premiado la mejor cerveza del país. Esta vez se trata de la "Shere Drop", de la cervecería Surrey Hills. "Tiene un perfume de cítricos, con un poco de pomelo y limón, y una buena base de malta", describía el dueño de la fábrica, Ross Hunter, que para celebrar la victoria rellenó su trofeo de "Shere Drope".

Como muchos colegas, Hunter, basado en Dorking, en el sudeste de Londres, cree que la incertidumbre reinante complica cualquier planificación. "Aún no sabemos demasiado qué hacer", admite.

Su único consuelo es que "como nosotros no exportamos, nos veremos menos afectados que otros cerveceros", afirma "La mayor parte de nuestra cerveza se consume en un radio de 15 millas" (unos 25 kilómetros) alrededor de la fábrica.