• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

A mediados de 2017, el edificio de 8 plantas, Plaza Centroamérica, abrió sus puertas en Managua, impulsado por las “condiciones óptimas que ofrecía Nicaragua para el inversionista”. La obra fue incluida recientemente en una lista de 15 edificaciones que han cambiado el rostro a Centroamérica, de la revista Forbes.

Sin embargo, aunque en la actualidad esa obra tenga un 80% de ocupación, fue afectada por la crisis sociopolítica de Nicaragua. En esta entrevista con El Nuevo Diario, el presidente de la junta directiva Edificios Comerciales (EDICOSA), Yugoslav Cuculiza, se mostró muy preocupado por la situación actual que atraviesa el país. Esa preocupación la comparten “todos los negocios”, aseveró el empresario.

¿Por qué se destaca este edificio?

Creo que lo que más ha llamado la atención de este edificio es el punto de Managua donde está. Todo mundo pasa por aquí. Dos, llama la atención la arquitectura. No es un edificio cuadrado, sino que lleva diseño para que la gente lo aprecie. Y tercero, la eficiencia. Los clientes que han venido aquí han encontrado una eficiencia en los servicios básicos, ya que nosotros hemos construido con esos estándares, especialmente para lograr la eficiencia energética.

¿En cuánto se ha logrado reducir la eficiencia energética en este edificio?

En comparación con otros edificios de Managua, estamos con una eficiencia mayor de 50%.

¿Por qué es inteligente este edificio?

Yo creo que en la eficiencia hay un poco de inteligencia, porque los servicios básicos tienen sensores para no gastar agua; algunas de las luces también, para no desperdiciar luz, y prácticamente resguardar que el cliente pueda trabajar de la mejor forma. Tenemos planta eléctrica, pero no una, sino dos. Los elevadores son de alta eficiencia. Incluso, generan energía y le inyectan al edificio cuando van hacia abajo. Además, fuimos los primeros que pusimos escaleras eléctricas que se duermen cuando no se están usando. Una de las cosas que nos decían era: “La gente va a creer que no sirven”, pero nosotros dijimos: “La gente se va a acostumbrar”. Imagínate cuánta energía se ahorra con una escalera eléctrica que se duerme mientras nadie la está usando, la gente aprendió a usarla rápidamente.

¿Cómo les afectó la crisis de Nicaragua y cómo está la ocupación del edificio en la actualidad?

Estamos arriba del 80% en la ocupación. Definitivamente, a través de lo que ha sucedido en Nicaragua, hemos tenido que bajar el precio de la renta, pero la ocupación se ha mantenido bastante. Nos están buscando, yo creo que principalmente por la localización, la seguridad que ofrece el edificio, tanto para la gente, como para los vehículos, porque tenemos una torre de parqueo.

A mediados de 2017, el edificio de 8 plantas, Plaza Centroamérica, abrió sus puertas en Managua. Nayira Valenzuela/END

¿Cómo hicieron para sortear esta crisis y qué medidas tomaron?

Lo que hicimos fue reducir costos y darles facilidades a los clientes para que entren, y una vez que están con nosotros, les encanta y no se van.

¿Cuánto tuvieron que reducir los costos?

Nosotros reducimos los costos aquí en un 35%.

¿Cuáles son sus expectativas ahora, con la crisis que vive Nicaragua?

Cuando uno decide construir algo es porque uno quiere mejorar los ingresos de ese bien que ya tenés. Dos, queremos contribuir al crecimiento del país, con todo el trabajo que vamos a generar. Todos los empresarios tenemos el interés de que Nicaragua crezca.

La expectativa es seguir creciendo. Nos siguen viniendo a buscar los clientes. Estábamos en un 82% de ocupación cuando comenzó esto (crisis) en abril del año pasado. Bajamos a un 72% y ahora estamos arriba de 80%, y probablemente vamos a estar en un 86% en unos meses por unas negociaciones que estamos haciendo.

El proyecto ha sido un éxito, porque antes de cumplir el año estábamos en un 82% de ocupación. Archivo/END

¿Cuánto les preocupa en este momento la situación de Nicaragua?

El proyecto ha sido un éxito, porque antes de cumplir el año estábamos en un 82% de ocupación. Eso no lo había logrado ningún proyecto de este tipo en Nicaragua. Pero estamos preocupados, definitivamente, como todos los negocios de Nicaragua. Estamos luchando para resguardar lo que nosotros hemos construido. Sinceramente, estamos súper preocupados. Además, pasamos la mayoría del tiempo preocupados, en vez de estar buscando cómo progresar y cómo construir, pasando solo resguardando y preocupados. Creo que me identifico con toda Nicaragua y no hay nadie que no se identifique con eso que acabo de decir.