•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

El Banco Mundial revisó este jueves a la baja sus previsiones, estimando que el Producto Interno Bruto caerá 3% este año, en lugar de -1,75% previsto antes y urgió a incrementar la ayuda a los países pobres, ante “perspectivas cada vez más sombrías” para economías en desarrollo.

Esta previsión está destinada principalmente al Grupo de los ocho (G8) países industrializados, cuyos ministros de finanzas se reúnen viernes y sábado en Lecce (Italia). La anterior previsión del organismo multilateral de Washington, publicada a fines de marzo, daba cuenta de una baja de 1,75% del PIB global.

“La economía mundial volvió a contraerse este año más que lo estimado precedentemente y los países pobres continuarán siendo duramente afectados por múltiples olas de tensiones económicas”, afirmó en un comunicado el presidente del BM, Robert Zoellick.

“La mayoría de los países en desarrollo” también registrarán una contracción de su PIB y están “confrontados a perspectivas cada vez más sombrías, a menos que la tendencia de sus exportaciones, de las remesas de sus emigrados y de las inversiones extranjeras se revierta de aquí a fines de 2010”, agregó.

El BM estima que “el crecimiento debería reanudarse en el transcurso del año 2010”, pero “el ritmo de la reactivación es incierto”. Por otra parte, “los pobres en numerosos países en desarrollo continuarán siendo afectados por sacudidas secundarias”, en razón de que “tienen menos medios para protegerse”, advirtió.

Consecuencias en países en desarrollo

“Las fragilidades y los riesgos subsisten. Las economías desarrolladas parecen contraerse a un ritmo menos elevado, pero los efectos de la crisis mundial se extienden a través del mundo y tienen siempre consecuencias devastadoras sobre los países en vías de desarrollo”, explicó Zoellick en una conferencia telefónica.

Indicó que su mensaje al G8 y a los países ricos y emergentes del G20 es “la necesidad absoluta de continuar aportando el sostén financiero de los países pobres, comenzando con los más frágiles”. “Europa central y oriental y Asia central fueron particularmente afectadas, pero la crisis alcanza a todas las regiones”, añadió.

a situación de los países “frágiles” salientes de conflictos civiles o de una guerra (como Haití, Liberia o Afganistán) inquieta particularmente al Banco Mundial.

“En estas economías, observamos el aumento de la tasa de desempleo, en particular entre los jóvenes. Estos países ya tienen índices de pobreza mucho más elevados que otros países pobres, y hay un peligro de desestabilización, y hasta de retorno a los conflictos”, advirtió Zoellick.