• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Comisión de Producción Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional dictaminó positivamente este miércoles la iniciativa de reforma a la Ley para la Transformación y Desarrollo de la Caficultura.

Esa reforma modificará la composición de la Comisión Nacional para la Transformación y Desarrollo de la Caficultura (Conatradec) y el rango de precios del café para establecer el aporte que los productores deben brindar para el Plan Nacional de Transformación y Desarrollo de la Caficultura.

En el proceso de consultas para dictaminar esa reforma, propuesta por la Presidencia de la República, finalmente no participaron las asociaciones de cafetaleros del norte del país, solo las cooperativas de productores afines al Gobierno, según la diputada liberal Azucena Castillo, miembro de la Comisión de Producción y Economía del Parlamento.

“No estamos de acuerdo con una división que ha surgido y se vio en el proceso de consulta que está sesgado hacia aquellos simpatizantes (del Gobierno) en las cooperativas”, dijo Castillo.

Para dictaminar esa reforma solo hubo dos sesiones de consultas. En la primera participaron el Ministerio Agropecuario (MAG), el Ministerio de Fomento Industria y Comercio (Mific), el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA), el Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA) y representantes del Banco Central de Nicaragua (BCN).

En la segunda sesión estuvieron delegados del Consejo Nacional de Cooperativas (Conacoop), de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua (UNAG) y del Consejo Nacional del Café (Conacafe), que preside un diputado sandinista.

“Respetamos y apreciamos a los productores cooperados, también apoyamos a los pequeños productores que están con promedio de rendimiento de 8 quintales por manzanas, pero era importante valorar las apreciaciones de los cafetaleros no cooperados”, añadió Castillo.

La pequeña productora de café, de Ocotal, Gladys Bolt, dijo que “la Conatradec no está haciendo nada por nosotros y solo nos ha quitado los reales”.

En el último censo agropecuaria había 180,220 manzanas de café en Nicaragua. Archivo/END

Bolt, que es una pequeña productora del grano y pertenece a la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua, demandó que “en estos momentos de crisis del café no se les siga quitando nada a los productores”.

Aseveró que los costos de producción actualmente andan por encima de los US$140 por quintal, entre tanto, el Gobierno propuso en la iniciativa de ley que los cafetaleros den el aporte de US$1 por quintal exportado, cuando el precio esté entre US$100 y US$140.

El dictamen pasará a la agenda de la junta directiva de la Asamblea Nacional, que podría presentar la iniciativa al plenario del Poder Legislativo para su aprobación durante una de las sesiones programas para la próxima semana.

El diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión de Producción y Economía de la Asamblea, dijo que la reforma es importante y respondió con una serie de datos a quienes han señalado que la Conatradec no funciona.

Gutiérrez dijo que mientras en el último censo agropecuario, del año 2011, había 180,220 manzanas de café en Nicaragua, ahora hay 223,000 manzanas, de las cuales 190,000 están en producción, lo que equivale a un 23% más.

Parlamento Nacional. Archivo/END

Un 35% de las manzanas actuales son plantaciones menores de 4 años y el 49%, menores de 15 años, lo que indica que el 84% de las plantaciones de café son plantaciones jóvenes, comentó Gutiérrez.

Los datos presentados por Gutiérrez indican que 37,780 productores de café tienen más de media manzana para producir café y “es a esos productores a los que tiene que impactar” el fondo de US$20 millones que se ha logrado acumular con el aporte de todos los cafetaleros.

Hace 5 años, el rendimiento era de 11 quintales de café por manzana y “hoy en día es de 16.5 quintales por manzana”, dijo Gutiérrez.

“En el ciclo 2017-2018 se produjeron 2,824,000 quintales de café y el período 2018-2019, que todavía no se ha cerrado, hay una producción reportada de 3,129,497 quintales, un 10.8% arriba del ciclo agrícola del año pasado en producción de café”, añadió.

Esos aumentos en las cifras, aseguró Gutiérrez, son “por el trabajo de los productores y el acompañamiento de la Conatradec”.

Pero la productora, Bolt, desmintió al diputado sandinista. “Sinceramente no he visto ningún avance. Con todo el respeto para Wálmaro, en el proyecto de ley dicen también que nos han beneficiado, pero no es cierto. No hay ningún beneficio para los cafetaleros”, subrayó.

Sin laboratorio

El presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan), José Ángel Buitrago, dijo que desconoce que haya algún proyecto “o algo” que la Conatradec haya hecho para beneficio de los productores.

Buitrago recordó que él y otros miembros del Cosep estuvieron en la Conatradec hasta el año pasado. “No sé si hicieron algo de finales de 2018 para acá, pero lo dudo”, indicó.

Gutiérrez dijo que el Gobierno tiene dispuesto un terreno para la construcción y equipamiento de un laboratorio para el sector cafetalero.

“Como consecuencia de todo el fenómeno de violencia generado (en abril de 2018) se ha creado un impase y es una realidad, por lo tanto, todos los planes” de la Conatradec “se ralentizaron”, expresó Gutiérrez

El fondo de US$20 millones que se ha logrado acumular con el aporte de todos los cafetalero. Archivo/END

Pero para desarrollar “el plan del laboratorio, según informaciones que nos han dado las autoridades del Gobierno, ya hay un terreno prácticamente conseguido y amarrado para el tema del laboratorio, pero son cosas que se han venido ralentizando, porque la situación del país se ha ralentizado como consecuencia de los fenómenos de violencia” que afectaron al país desde abril de 2018.

De acuerdo con Buitrago, el laboratorio de suelo lo propusieron los representantes del sector empresarial, así como una biblioteca especifica de café en Matagalpa, una finca modelo para aplicar tecnologías avanzadas, pero todo quedó en papel, porque nunca le dio pase el Gobierno.

“Nunca le dieron importancia. Inclusive, fuimos a buscar el terreno. Hablamos con la comunidad indígena de Sébaco, teníamos un terreno escogido, pero al final salieron (funcionarios del Gobierno) diciendo que ahí no era”, contó el presidente de Excan.

Buitrago admitió que hay más áreas sembradas con café en Nicaragua, pero aclaró que se debe al esfuerzo de los mismos productores, no de una acción de la Conatradec.