• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

La agencia calificadora Fitch recortó este viernes dos escalones la nota de la deuda de Argentina desde "B" hasta "CCC", una categoría que indica hay posibilidades de un default en un contexto de volatilidad de los mercados, con una aguda caída del peso tras las primarias.

"El recorte de la nota de Argentina refleja una elevada incertidumbre política después de las elecciones primarias del 11 de agosto, un severo endurecimiento de las condiciones financieras y el esperado deterioro del ambiente macroeconómico que aumenta la posibilidad de un default de la deuda soberana o de una restructuración de algún tipo", dijo la entidad.

Según la calificadora, las elecciones primarias resaltaron los riesgos de una discontinuidad de las políticas después de las elecciones generales de octubre, después de la victoria de la candidatura de Alberto Fernández, un peronista de centroizquierda que compite con la expresidenta Cristina Kirchner como aspirante a la vicepresidencia.

Fernández y Kirchner quedaron como claros favoritos para la elección del 27 de octubre, luego de imponerse en las primarias abiertas del domingo con 47% de los votos.

El presidente de Argentina Mauricio Macri, lastrado por la crisis económica, tan solo consiguió 32% de los votos.

"Esto ha provocado un colapso de la confianza de los mercados, incluyendo una aguda depreciación del peso", señaló la calificadora de riesgo.

Esos resultados se convirtieron en una poderosa señal política que puso en duda la continuidad del proyecto de Macri, quien lleva adelante un severo ajuste fiscal con un auxilio por 56.000 millones de dólares de parte del Fondo Monetario Internacional.

La oposición ha cuestionado el acuerdo con el FMI, en medio de una dura crisis financiera que ha llevado a que la pobreza a un nivel del 32% en un país que tiene una de las inflaciones más altas del mundo, con un aumento de los precios de 25,1% hasta julio y 54,4% en 12 meses.

"Volatilidad reciente"

La crisis comenzó con una estampida cambiaria en abril de 2018, que llevó a Macri a acudir al FMI para apuntalar la economía.

El año pasado, la economía cerró el año con una contracción de 2,5% y para este año el FMI ajustó a la baja sus proyecciones, anticipando una caída del PIB de 1,3% en 2019.

Con respecto al crecimiento, Fitch proyecta una contracción de 2,5%, frente a una estimación previa de una caída del PIB de 1,7% debido a la "creciente probabilidad de que la moderada recuperación que antes se esperaba para la segunda mitad del año ya no se materialice".

Del total de la deuda, casi un 80% está denominada en moneda extranjera, en un momento que el peso argentino cerró la semana con una pérdida del 19,91% de su valor.

Mauricio Macri, presidente de Argentina. Archivo/END

"Este recorte de la nota no fue sorprendente dada la volatilidad reciente y el colapso del peso", dijo a la AFP Benjamin Gedan, director del programa sobre Argentina en el centro de estudios del Wilson Center.

El 12 de julio, la calificadora de riesgo Moody's cambió la perspectiva de la deuda de Argentina a negativa, pero mantuvo la nota en B2 y en agosto la calificadora de riesgo S&P confirmó la nota de la deuda Argentina en "B".