• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los altos precios de los materiales de construcción están incidiendo en la estructura de costos de las viviendas que ofrecen los urbanizadores en Nicaragua, sin embargo la mayoría han optado por no trasladar ese incremento al cliente final, aseguran representantes de algunos proyectos.

El índice de Precios de Materiales de Construcción (IPMC) del Banco Central de Nicaragua (BCN) reportó en mayo pasado que el cemento tuvo un incremento interanual de 4.4%.

Las mayores alzas interanuales, sin embargo, se registraron en los precios de los productos que integran el capítulo de metales y derivados, que fue de un 12%, detalla el BCN.

“El material metálico tiene un costo sensible que ha subido, el resto son elementos menores que si bien es cierto han subido, pero es manejable, nuestros costos de utilidad son muy por debajo de cualquier empresa (…) A inicios de este año tuvimos que hacer obligatorio un ajuste mínimo, pero lo tuvimos que hacer porque nos está afectando también la sostenibilidad de la empresa”, dijo Alina Sálomon Santos, directora ejecutiva de Fundación Colmena.

Esta fundación que ofrece apoyo a la vivienda popular también ha tenido que hacer ajustes en su estructura de costos para construir una vivienda, a causa del impacto en el alto precio de los combustibles.

-La feria que organizó la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) no fue anunciada con bombos y platillos como en ocasiones anteriores. Orlando Valenzuela/END“El transporte es un elemento clave en el presupuesto nuestro, lamentablemente, el alto incremento que ha tenido el combustible también nos obliga a subir un poquito más, pero siempre tenemos nosotros ese compromiso porque nuestro interés es ofrecer algo que resuelva a las familias nicaragüenses”, respondió Sálomon Santos.

El BCN también registró en mayo un incremento en el capítulo de electricidad e iluminación (10.1%), maderas y techos (7.6%), sanitarios y pisos (6.9%), y el cemento y derivados (4.4%).

Sin afectar al cliente

Darling Cruz, agente de ventas del proyecto residencial Cumbres de Cedro Galán, afirmó que ese incremento no han querido aplicarlo al cliente, por la sensible baja que han tenido en las ventas en los últimos meses a partir de la crisis sociopolítica.

“Nosotros estamos asumiendo esos costos altos para no perder la oportunidad de vender las casas, si nosotros nos ponemos a subirle, a como está esto ahorita, con todas las alzas, no vamos a poder vender, no se ha trasladado al costo final de las viviendas, más bien le hemos bajado al precio”, señaló Cruz.

A una vivienda que tenía un costo inicial de US$62,500 le redujeron el precio a US$60,000 para poder hacer colocaciones, apuntó Cruz.

El sector urbanizador es una de las actividades económicas de Nicaragua más golpeadas por la crisis, después del turismo y la construcción.

Elena Talavera, gerente de mercadeo de la empresa New Century, coincidió en que los precios en los materiales de construcción han elevado costos, pero afirmó que no han querido trasladarlos al cliente con el interés de que las familias nicaragüenses puedan adquirir su vivienda.

Elena Talavera, de New Century. Orlando Valenzuela /END “Obviamente, los costos siempre están un poco más altos, por eso se ha innovado en otros tipos de materiales que sean versátiles (…) New Century no ha querido afectar a los clientes por lo mismo de que tenemos una labor social, queremos que la gente siga pensando que se puede tener un hogar propio”, apuntó Talavera.

Feria sin mucha asistencia

La Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) realizó este sábado la segunda feria de viviendas y lotificaciones, una actividad que no tuvo la misma convocatoria que las actividades que se realizaban antes de abril de 2018.

En junio pasado realizaron una primera feria que generó expectativas al sector y sirvió como una herramienta de medición para definir cuántas viviendas pueden venderse en el año.

“En junio nos fue muy bien, hicimos muchos contactos efectivos, la expectativa con nuestra participación es siempre tratar de decirle a la gente que seguimos construyendo casas y hay siguientes etapas con nuestro proyecto de interés social que es Monte Nebo”, mencionó Talavera.

En la actividad organizada este fin de semana también participaron empresas que ofertaron lotes de terreno.

Jackson García, coordinador de ventas del proyecto residencial Versalles, ubicado en carretera a Masaya, sostuvo que la participación en estas ferias les ha dado “muy buenos resultados”.

Expo Casa abre sus puertas para los nicaragüenses

El proyecto que antes de la crisis ofrecía casas construidas pasó a un plan B ofreciendo lotes dentro del residencial.

“La venta de terrenos se ha dinamizado un poquito (…) Habíamos tenido una baja porque las casas que están en el residencial no son de interés social y no tenemos financiamiento, antes la banca daba y tuvimos un desarrollo grande, ahorita nos hemos logrado levantar bastante”, dijo García.

La administradora del proyecto Santa Lucía, Yahoska Mendoza, agregó que las colocaciones de los lotes han tenido muy buen comportamiento.

“A nosotros nos ha ido súper bien, aunque los bancos de alguna u otra manera tengan un alto en financiamiento a nosotros no nos ha afectado en nada”, señaló Mendoza.

El sector estimaba colocar entre 1,000 y 1,500 viviendas este año, pero partiendo de las condiciones del país todo indica que las ventas podrían estar por debajo de las 1,000 unidades.