• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La reforma tributaria, además de afectar a las empresas de Nicaragua, ha reducido los gastos de los consumidores y esta situación tiende a complicarse de forma progresiva, comentó Carmen Hilleprandt, presidenta de la Cámara de Comercio y Servicio de Nicaragua (CCSN).

La reforma fiscal entró en vigencia el pasado 28 de febrero y cumplió 6 meses este miércoles 8 de agosto, tiempo en el que diferentes sectores productivos han pedido su derogación, por el impacto negativo que provoca en la economía.

“Sí, es nefasto para las empresas, pero al final esto también se traslada al consumidor, porque el IVA se lo trasladas al consumidor, el aumento impositivo se lo trasladas al consumidor; entonces, al final se vuelve una cadena que no es buena para nadie”, dijo Hilleprandt.

Ximena González Oliú, presidenta del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE) aseveró que se ha demostrado que la reforma fiscal no va a obtener los resultados deseados por el Gobierno.

Dirección GEneral de Ingresos. Archivo/END

“Ellos lo hicieron con un propósito confiscatorio, con un propósito de presionar a la empresa privada, pero lo que han creado es que se reduzca cada vez más el consumo, que se desacelere el dinamismo de la economía y eso está causando que se aumente el nivel de pobreza, desempleo y de informalidad en este país”, expresó González Oliú.

La reforma subió del 1% al 3% el pago mínimo definitivo del impuesto sobre la renta (IR) para los grandes contribuyentes; el impuesto selectivo de consumo (ISC) y las exenciones del impuesto al valor agregado (IVA) de un sinnúmero de productos y el arancel del Derecho Arancelario de Importación de otros bienes importados.

Revisión en papel

Aunque en mayo último la reforma cumplió 3 meses y el Gobierno debió evaluar sus resultados con el sector privado, han pasado 3 meses más y no se conocen los resultados de esa evaluación.

“Es la primera vez que vos ves que aprueban una ley y que a los 3 meses se va a revisar. O lo haces bien o no lo haces bien (…). Lo hemos dicho públicamente, que al final esto iba a generar una afectación y que iba a subir la canasta básica, que se iba a aumentar el contrabando y se iba a aumentar el desempleo”, comentó Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin).

Señaló que a la fecha, como sector privado, no han recibido ninguna comunicación del Gobierno para participar en el proceso de evaluación, a pesar de representar a uno de los sectores más importantes de la economía del país.

Róger Arteaga, exdirector general de Ingresos (DGI), afirmó que el Gobierno está incumpliendo la misma ley que él mandó a aprobar (la Ley de Reformas y Adiciones a la Ley Número 822, Ley de Concertación Tributaria) porque prometieron que a los 3 meses iban a hacer la evaluación.

Dijo que la percepción es que “el Gobierno está como desorientado y no encuentra qué hacer”.

“La verdad es que el problema político está afectando a la economía, y aunque se tomen medidas económicas, si no se resuelve antes el problema político, es como parchar un barco que tiene varios hoyos mientras navega. Yo lo que he oído de esa reforma es una queja generalizada de todos los sectores productivos: los industriales, los comerciantes, el sector agropecuario, en fin, todos”, expresó Arteaga.

Asamblea Nacional. Archivo/END

“Negocios cerrados”

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estimó en su Informe de Coyuntura de julio último que Nicaragua experimentará una contracción del consumo privado de 6.6% en el 2019, como consecuencia de una menor actividad comercial y el crédito de consumo.

“Se ha visto en las cifras que tenemos de estadísticas de Funides que hay un 7% menos de consumo, y eso se puede ir incrementando si no se toman decisiones, que después sí van a ser irreversibles”, dijo la presidenta de la CCSN.

La reforma tributaria se aprobó, según el Gobierno, para subsanar el déficit presupuestario de 2019 de Nicaragua, que asciende a más de C$10,000 millones.

La reforma fiscal entró en vigencia el pasado 28 de febrero y cumplió 6 meses este miércoles 8 de agosto. Archivo/END

“Deberían pensar también en reducir su aparato estatal, que lo han mantenido con el mismo presupuesto que el año pasado, y quieren que, de las mismas empresas, que están sumamente golpeadas, se siga dando la misma contribución y eso es imposible”, dijo Maltez.

Arteaga considera que la economía de Nicaragua está empantanada, porque “hay negocios que han cerrado, otros que abren parcialmente y hay una gran cantidad de negocios que están abiertos, pero sin gente comprando”.

“Es la primera vez que se emite una reforma con un artículo que dice que la van a revisar en 3 meses para ver si resultó o no funcionó. Pero tampoco es malo evaluar algo nuevo. Así que no es necesario ponerlo, porque lo que denota es desconfianza y los que están tomando decisiones de política económica no están seguros de lo que están haciendo. Es bueno siempre revisar y hacer ajustes, pero que hagan que la economía avance, no lo contrario, es decir, que vayan a profundizar más la recesión de la economía”, subrayó Arteaga.

Dos de los sectores económicos más afectados por la reforma son el café y el maní, dijo Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Según Healy, les han incrementado los costos de producción al quitarles la exención del IVA a los insumos agrícolas. “En maní hay una reducción de un 20% de las áreas, porque el productor tomó la decisión de no sembrar donde tiene rendimientos menores de 65 quintales por manzana, que es lo mínimo que tiene que cosechar para cubrir el costo de producción, debido a la reforma tributaria”.