• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un incremento del salario mínimo en las condiciones económicas actuales de Nicaragua reduciría más el empleo formal, afirmaron representantes de diferentes cámaras empresariales del país.

El Ministerio del Trabajo (Mitrab) y representantes sindicales afines al gobierno discutirán este jueves sobre la paga mínima, para reconsiderar su decisión de principios de este año de no aprobar ningún aumento.

Por su lado, los empresarios coincidieron en que se debe proteger el “poco empleo” disponible en Nicaragua, porque el país pasa por una recesión económica.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) proyectó que este año puede haber una contracción económica. Archivo/END

“No es momento de hacer un incremento salarial, porque tenemos que defender el poco empleo (…). Hacer un incremento es una decisión temeraria e irresponsable, porque ya las empresas están sobreviviendo por la crisis sociopolítica y económica que estamos viviendo, y haría una presión más al empresario pequeño, mediano y grande”, dijo Ximena González Oliú, presidenta del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE).

“Al aumentar salarios, lo único que vas a lograr es tirar más gente a la calle”, afirmó Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin).

El último incremento del salario mínimo fue aprobado en marzo de 2018, un mes antes de que estallara la crisis sociopolítica en el país. El ajuste fue de 10.4%.

En ese momento los representantes de los trabajadores y de los empresarios de Nicaragua no lograron un acuerdo para el incremento, por lo que la decisión final la tomó el Ministerio del Trabajo.

Desde entonces, los empresarios no han vuelto a reunirse con el Gobierno y los sindicatos, pero ante la convocatoria de este jueves los empresarios insistieron en que no es el momento oportuno.

“No sé cómo lo van a revisar, sería nefasto también porque eso generaría más desempleo (…). Yo quisiera que todo el mundo ganara más, pero si ya tenés la reforma del seguro social, la reforma fiscal, aumento de la energía, todos estos son costos para las empresas que al final son las que están sosteniendo el empleo”, explicó Carmen Hilleprandt, presidenta de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN).

El Ministerio del Trabajo (Mitrab) y representantes sindicales afines al gobierno discutirán este jueves sobre la paga mínima. Archivo/END

“Lo que existe ahora es la presencia de los organismos sindicales y de las agrupaciones gremiales que están vinculadas al Gobierno, así que desde ese punto de vista lo que se va a aplicar es una decisión que en todo caso tome el Ejecutivo. Creo que es importante que nosotros, como sector privado, enviemos claramente el mensaje que se tiene que priorizar en este momento la protección del empleo”, declaró el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

¿De dónde saldría?

Para el presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), Mario Arana, se debe preservar el empleo “más que los ingresos”.

“Estar negociando el salario (mínimo) no es realmente lo más indicado, aquí lo que debemos privilegiar es el empleo y una salida política a la crisis, porque no va a haber solución para nadie mientras continuemos sin darle una salida política a la crisis (…). La solución está en estabilizar el país”, aseguró Arana.

El también expresidente del BCN agregó que la baja productividad de las diferentes actividades económicas del país no permite en este momento un incremento salarial.

“No hay producción, no hay crecimiento, hay decrecimiento, el crecimiento esperado este año es de menos 7% y la inflación va a ser 7%, entonces, es como neutral. ¿De dónde vas a pagar ese incremento de los precios cuando no hay crecimiento?”, cuestionó Arana.

Al final de este año podrían sumarse entre 49,000 y 61,000 nuevos desempleados. Archivo/END

Nilo Salazar, de la Confederación General de Trabajadores Independientes (CGTI) está a favor de un ajuste salarial porque, a su juicio, los trabajadores se están “ahogando”.

Salazar argumentó que hay que tomar en cuenta el costo actual de la canasta básica, que ascendió a C$14,159.79.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) proyectó que este año puede haber una contracción económica de entre 5.4% y 6.8%, y con ellos la tasa de desempleo abierto se ubicaría entre 7% y 7.4%.

El centro de pensamiento cree que al final de este año podrían sumarse entre 49,000 y 61,000 nuevos desempleados. Es decir, al final de 2019 podría haber entre 227,000 y 239,000 personas sin un empleo.