• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Washington mantiene su estrategia de máxima presión sobre China con la entrada en vigor el domingo de aranceles suplementarios como forma de obligar a Pekín a firmar un acuerdo comercial, a riesgo de desacelerar aún más el crecimiento estadounidense y mundial.

Esos aranceles adicionales de 15% recaerán sobre una parte de los bienes importados por unos 300.000 millones de dólares y que hasta ahora no habían sido penalizados. Esas nuevas tarifas regirán desde las 00H01 locales del domingo (04H01 GMT), según anunció el Representante Comercial de Estados Unidos.

El propio presidente Donald Trump descartó la eventualidad de una suspensión de la medida. "Están en marcha", dijo el viernes por la noche a periodistas.

Los productos alcanzados incluyen alimentos como ketchup, carne vacuna, salchicha, frutas, legumbres, leche y quesos. También se aumentarán los aranceles a artículos deportivos como palos de golf, planchas de surf o bicicletas y los de instrumentos musicales, vestimenta deportiva y hasta sillas para niños, según la lista oficial divulgada el viernes.

Economistas del instituto de estudios económicos internacionales Peterson estimaron en 112.000 millones de dólares el valor de los bienes que serán abarcados desde el domingo.

La guerra comercial desatada por Trump hace un año y medio se encendió la semana pasada con el anuncio de la imposición de aranceles suplementarios de aquí a fin de año a todos los bienes importados de China.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Archivo/ENDMás de 250.000 millones de los 540.000 millones de dólares importados el año pasado han sido castigados hasta ahora con aranceles adicionales.

Pekín debería replicar con un aumento de sus aranceles a bienes estadounidenses valorados en 75.000 millones de dólares.

Cientos de empresas y cámaras profesionales estadounidenses exhortaron el miércoles a la Casa Blanca a evitar la imposición de los nuevos aranceles. Afirmaron que eso puede destruir el empleo y el consumo de los estadounidenses.

Pero el viernes Trump, que busca un nuevo mandato, salió al cruce de las empresas.

"Empresas mal administradas y débiles astutamente acusan a esos pequeños aranceles en vez de a ellas mismas por su mal manejo... ¿Y quién puede realmente acusarlas por hacer eso? ¡Son excusas!", dijo en Twitter.